Chicote destapa el fraude de los productos "artesanos" y "caseros": en qué tenemos que fijarnos para saber si un producto es realmente saludable
Alimentos

Chicote destapa el fraude de los productos "artesanos" y "caseros": en qué tenemos que fijarnos para saber si un producto es realmente saludable

Tendemos a cometer el error de fiarnos de los productos catalogados como "light", "sin azúcares añadidos", "caseros" o "bajo contenido en grasa". Son nomenclaturas que usan las empresas para captar la atención del consumidor.

Para evitar dejarnos engañar por la publicidad de la industria alimentaria, deberíamos ser capaces de leer y entender el etiquetaje de cada uno de los productos, qué fijarnos en ellas y cómo saber si un producto es realmente saludable o no.

Alberto Chicote va a destapar hoy en su programa ¿Te lo vas a comer? el fraude de los falsos productos "caseros" y "artesanos".

La importancia de leer los ingredientes

Un producto casero no debe tener en sus ingredientes ningún tipo de sustancia que aumente el sabor, que ayude a la conservación del alimento u otros aspectos.

Un alimento casero que se vende en el supermercado es aquel que su composición y sus ingredientes se asemejan al alimento cocinado en casa, además tendemos a pensar que si es casero es saludable, pero realmente esto no es así.

Hay dos verdades a la hora de leer los ingredientes, en primer lugar es que una lista larga suele significar que el alimento está muy procesado, por lo que mejor que el alimento que escojas tenga una lista de ingrediente corta, ya que por lo general, suele significar que es un alimento poco procesado.

Un ejemplo de una lista de un producto no saludable

Ladrillos

Vamos a poner como ejemplo los ladrillos de goma, ya que es un alimento considerado no saludable, como ingredientes tiene los siguientes:

Azúcar, jarabe de glucosa y fructosa, almidón de maíz, jarabe de azúcar invertido, dextrosa; humectante: glicerina; grasa vegetal de coco, gelatina; acidulante: ácido málico, ácido cítrico, ácido láctico; almidón de patata; corrector de acidez: malatos de sodio, lactato sódico, citratos de potasio; aromas; concentrado vegetal: zanahoria, grosella negra, tomate, calabaza, rábano, manzana.

Sinceramente, en esta lista de ingredientes, no hay prácticamente ninguna sustancia que se haya generado de forma natural, prácticamente todos estos ingredientes han sido formados de una artificial.

Un ejemplo de una lista de ingredientes de un producto saludable

En este caso vamos con el ejemplo de un yogur desnatado natural edulcorado del Carrefour:

Leche desnatada (96,9%), leche en polvo desnatada (2%), fermentos lácticos, gelatina y edulcorantes (acesulfamo K y sucralosa). Puede contener trazas de cereales con gluten y frutos de cáscara.

Contiene sustancias y nutrientes propios de la fermentación de la leche para crear el yogur por lo que no hay prácticamente ningún elemento hecho de forma artificial, como mucho y para hilar fino, podemos decir que los edulcorantes se podrían suprimir. Pero por lo general es un producto saludable y con una lista de ingredientes relativamente corta.

Etiqueta

El primer elemento es muy importante

Si ponemos de ejemplo en yogur anterior, el primer ingrediente que aparece es el que predomina en el alimento, por ejemplo, pongamos de ejemplo una pechuga de pavo de Campofrío:

Pechuga de pavo (66%), agua, aroma, dextrosa, estabilizantes (E-420, E-451, E-408, E-508 y E-412), sal, azúcar, antioxidante (E-316), conservador (E-250) y especias.

No es un producto muy natural ya que contiene tan solo un 66% de pechuga de pavo, un alto contenido de agua pero el resto de ingredientes son sustancias para mantener el producto en un estado en el que se puede comer, sobre todo al ser carne. Esto hace que el alimento deje de ser tan artesano o casero.

Cómo leer la información nutricional

A parte del etiquetado es importante que sepamos leer la distribución de los macronutrientes y los micronutrientes de un alimento. Poniendo de ejemplo al yogur anterior y a un yogur menos saludable podremos hacer una comparación más exhaustiva.


calorías por 100 g

Grasas

grasas saturadas

hidratos de carbono (azúcares)

fibra

proteínas

sal

Yogur desnatado natural edulcorado

37 calorías

0,5 g

0 g

5,1 g (5,1 g de edulcorantes)

0 g

3,9 g

0,1 g

Yogur con bolitas cubiertas de chocolate Mix-in Nestlé Kit Kat

178 calorías

8 g

4,8 g

21,2 g (19,1 g azúcares)

0,5 g

4,9 g

0,16 g

Esta comparación es muy clara y se ve muy bien cuál es el alimento saludable y cuál es el alimento que no deberíamos consumir.

Contra más alto son los valores de estos valores nutricionales, menos saludable es el alimento.

En primer lugar debemos fijarnos en cuatro aspectos importantes: las calorías, las grasas saturadas, los azúcares y la sal, ya que son los más determinantes a la hora de saber si un producto es saludable o no.

Ejemplo de un etiquetaje de un producto catalogado casero

Vamos a poner de ejemplo un bizcocho del Carrefour catalogado casero, en el que nos encontramos en primer lugar esta información nutricional con valores medios por 100 gramos de producto:

Info

Si analizamos los cuatro valores comentados anteriormente, podemos observar que no es un producto que deberíamos consumir de forma habitual.

Esto es porqué tenemos un producto que contiene 459,26 calorías por tan solo 100 gramos, un alimento que aunque no contenga tantas grasas saturadas, está compuesto por 27 gramos de grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas, un poco excesivo para ser grasas más saludables.

El problema reside en el azúcar, contiene 25 gramos de azúcares, un valor demasiado elevado haciendo que este producto no sea apto para una alimentación equilibrada y saludable.

Informacion Nutricional

Según sus ingredientes, confirmaremos que no es un producto para nada casero, todo lo contrario, ya que se usan ingredientes propios de la indústria alimentaria de la bollería:

Harina de trigo, azúcar, huevo pasteurizado, aceite de girasol y soja en proporción variable, azúcar invertido, humectantes (sorbitol y glicerina), almidón maíz, gasificantes (carbonato ácido de sodio, difosfato disódico), proteína de leche, conservadores (ácido sórbico, sorbato potásico), acidulante (ácido cítrico), sal, aroma (mantequilla, limón), colorante (caroteno).

Los humectantes, gasificantes, conservadores, acidulante, aromas y colorantes no son sustancias usadas a la hora de hacer un bizcocho casero con los ingredientes básicos, todo lo contrario.

Es importante mirar los ingredientes en sus totalidad y la información nutricional de los productos, ya que determinará si un producto es saludable o no.

En Vitónica |Chicote analiza hoy las dietas más peligrosas y el consumo de pastillas adelgazantes: te contamos cuáles son algunas de las más arriesgadas y sus peligros.

En Vitónica |Chicote analiza los peligros que se esconden en la carne: de qué hablamos cuando hablamos de maduración de carne y por qué puede ser peligroso.

Imágenes | Carrefour, Unsplash.

Temas
Inicio