Compartir
Publicidad
Publicidad

Diferencias nutricionales entre el jamón serrano y el jamón ibérico

Diferencias nutricionales entre el jamón serrano y el jamón ibérico
Guardar
6 Comentarios
Publicidad


Entre las tapas que protagonizan el verano, muchos encontramos jamón serrano o ibérico. Ambos son un clásico en España pero sus formas de preparación son diferentes y por ende, sus propiedades nutritivas también lo son.

El jamón serrano se obtiene a partir del secado al aire de las patas traseras del cerdo blanco, mientras que el jamón ibérico procede de una raza distinta de cerdo, de ahí también, sus diferencias nutricionales que podemos ver claramente en la tabla que realizamos.

El jamón serrano tiene menos calorías y grasas que el jamón ibérico, pero también tiene menor contenido de proteínas de buena calidad.

Además, si bien el jamón serrano tiene menos calorías, éste tiene un porcentaje significativamente superior de sodio, algo no muy favorable para personas hipertensas.

El resto de los minerales tales como el potasio, fósforo y magnesio también predominan en el jamón serrano, mientras que el jamón ibérico posee más calcio, vitaminas del complejo B, sobre todo cianocobalamina o B12 y ácido fólico.

Incluso, si bien el jamón ibérico tiene más grasas totales, predominan entre éstas las monoinsaturadas. Aquí podemos ver gráficamente las diferencias en cuanto a contenido graso y ácidos grasos.

grafico

En definitiva, ambos son productos saludables, ricos en ácidos grasos insaturados y minerales buenos para el organismo. Pero dado su alto contenido en sodio y grasas, debemos consumirlos con moderación y disfrutar de sus beneficios esporádicamente.

En Vitónica | Las ventajas del jamón ibérico para la salud
En Vitónica | Jamón serrano, proteínas llenas de sabor

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos