Compartir
Publicidad

Si quieres que una fruta madure, guárdala junto una manzana

Si quieres que una fruta madure, guárdala junto una manzana
1 Comentarios
Publicidad

Seguro que en alguna ocasión has podido observar que ciertas frutas han madurado más deprisa que otras veces, concretamente frutas que has guardado junto con unas manzanas. Esto sucede porque la manzana es un fruto climatérico que produce mucho etileno.

Los frutos climatéricos son aquellos capaces de madurar fuera del árbol una vez han sido recolectados, los no climatéricos hacen referencia a los frutos que no cumplen con esta regla.

La manzana es uno de los frutos climatéricos por excelencia y si almacenamos por ejemplo un kiwi junto a una manzana, este se reblandecerá porque madurará más rápidamente.

Pero ¿qué sucede exactamente para que se produzca esta maduración? Básicamente la manzana produce etileno por su propio proceso de maduración y este etileno al entrar en contacto con otras frutas que se encuentren en el mismo lugar provocan que maduren de forma más rápida.

Otros ejemplos de frutos climatéricos son pera, nectarina, plátano, mango, melón, ciruela, sandia, papaya, aguacate, kiwi, melocotón, albaricoque, mientras que los cítricos por ejemplo son frutos no climatéricos.

Los frutos no climatéricos tienen la desventaja de que en general es más complicado hacerlos llegar al consumidor en buen estado debido a la larga cadena que hay entre su producción y el consumidor.

Así que ya sabéis, si queréis que la fruta madure rápido, introducidlas en una misma bolsa junto con unas manzanas y conseguiréis que madure más deprisa, por el contrario, si compráis frutas muy maduras, tened cuidado de dónde las colocáis en la cocina.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio