Compartir
Publicidad

El efecto serape: el core como principio y fin de todos los movimientos

El efecto serape: el core como principio y fin de todos los movimientos
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El core es un concepto en boga: hace tiempo todos hablábamos de entrenar el abdomen, pero ahora todos entrenamos el core y de forma funcional. Pero, ¿por qué es importante entrenar nuestra zona media independientemente del deporte que realicemos? La razón de esto: el efecto serape.

El efecto serape está basado en el estudio y entrenamiento de movimientos, y no de músculos aislados. Básicamente lo que nos viene a decir es que todos los movimientos de nuestro cuerpo nacen y mueren en la zona central, de modo que una sección media fuerte nos hará más eficientes en todo tipo de movimientos, especialmente si implican una torsión del tronco.

El efecto serape se llama así por una prenda de vestir de origen latinoamericano que tiene el mismo nombre, y que consiste en una banda de tela que se pasa por detrás del cuello y se cruza por la parte delantera del pecho. La forma de esta prenda es similar a las fuerzas que ejercen los músculos de la zona media de nuestro cuerpo.

Los músculos del core (recto abdominal, lumbares, transverso, glúteos, oblícuos externo e interno, multifidus y erectores de la columna), y otros músculos como los serratos o el romboides, trabajan siempre juntos de manera sincronizada generando la fuerza necesaria para comenzar un movimiento y una fuerza interna de oposición cuando éste termina.

Serape-effect-2

Podemos verlo claramente en el ejemplo del lanzamiento de un pitcher de baseball: la fuerza para realizar el lanzamiento se origina en su zona central y se transfiere a través de los músculos del core hacia las extremidades (en este caso, hacia el brazo que realizará el lanzamiento). Una vez realizado el lanzamiento, un core fuerte y bien entrenado generará una fuerza opuesta para frenar el movimiento de rotación que tendría el cuerpo entero siguiendo la dirección del brazo.

El efecto serape se aplica principalmente a movimientos balísticos, como pueden ser lanzamientos con el brazo o patadas. Pensad en la cantidad de deportes en los que se realizan este tipo de movimientos: baseball, baloncesto, tenis, fútbol, volleyball, golf... La velocidad y la fuerza de los lanzamientos dependerá directamente del estado de nuestro core.

Imagen | Kla4067 en Flickr Imagen | Bosu.com En Vitónica | Entrena en casa: core workout para tus abdominales En Vitónica | ¿Quieres más fuerza? Entrena tu core

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio