Compartir
Publicidad

Uñas negras en el corredor, ¿cómo tratarlas? El drenaje de la uña (y II)

Uñas negras en el corredor, ¿cómo tratarlas? El drenaje de la uña (y II)
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La semana pasada hablábamos de la patología de las uñas negras en el corredor, sobre todo en el de larga distancia, de por qué se producen y cómo podemos prevenir su aparición. Pero, ¿qué debemos hacer una vez que ya las estamos sufriendo? Una solución rápida y sencilla que podemos practicar en casa es el drenaje de la uña: así es como debes hacerlo.

Drenaje de la uña

Una solución que podemos aplicar en las primeras horas en las que aparece la uña negra es el drenaje de la misma. Recordemos que la uña negra del corredor está causada por pequeñas contusiones que crean un hematoma subungueal, haciendo que la sangre se acumule debajo de la uña y tornándose de un color negro o amoratado. Esta acumulación de sangre causa presión en la uña, a la vez causante de dolor en esta zona del pie.

Podemos aliviar este dolor de una forma rápida si actuamos dentro de las primeras 48 horas desde que aparece el hematoma, siempre antes de que el cuerpo haya empezado a reabsorber la sangre.

El remedio es sencillo: solamente tendremos que coger una pequeña aguja, calentarla hasta que esté al rojo y practicar un pequeño agujero en nuestra uña para facilitar la evacuación de la sangre. El proceso es indoloro y nos aliviará el dolor de forma inmediata, además de facilitar la cicatrización de la uña.

Si no lo hacemos, lo más probable es que la uña termine por caerse al cabo del tiempo (el drenaje no nos garantiza que no lo haga, pero sí alivia el dolor), ya que se ahueca. Una uña del pie, que crecen más despacio que las de las manos, puede tardar en regenerarse completamente entre seis meses y un año.

Este es un procedimiento que podemos realizar nosotros en casa, pero siempre recomendamos la visita al podólogo, que será quien podrá evaluar si hay otro tipo de daños en la uña, si realmente ha sido causada por los microtraumatismos (otras causas de una uña negra pueden ser la uña encarnada crónica o la proliferación de hongos) y decidirá finalmente qué tratamiento seguir.

Dependiendo del diagnóstico del podólogo y del dolor que sintamos, es posible que necesitemos o no dejar de correr por un tiempo, aunque el dolor por la uña negra va desapareciendo con el paso de los días. En el caso de que haya sido causada por microtraumatismos, lo que tendremos que haccer seguro será cambiar de calzado a uno más adecuado.

¿Alguno os habéis practicado el drenaje de la uña en casa? ¿Os resultó fácil? ¡Contadnos vuestra experiencia!

Imagen | Pixabay
En Vitónica | Consejos para cuidar las uñas del corredor

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio