Compartir
Publicidad
Publicidad

Así quedan las piernas de un ciclista tras 16 etapas del Tour de Francia

Así quedan las piernas de un ciclista tras 16 etapas del Tour de Francia
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

"Tras 16 etapas, mis piernas parecen un poco cansadas", comentaba irónico el ciclista polaco Pawel Poljanski en su cuenta de Instagram junto a una foto en la que, efectivamente, sus piernas mostraban las señales de llevar semanas sometidas a una de las competiciones ciclistas más exigentes del mundo.

After sixteen stages I think my legs look little tired 😬 #tourdefrance

Una publicación compartida de Paweł Poljański (@p.poljanski) el

Con la piel marcada por el sol y las venas hinchadas hasta ser completamente visibles, la imagen causa verdadera impresión, hasta el punto de que mucha gente se preguntaba en las redes sociales si eso era algo saludable y normal, o si el deportista estaba poniendo en riesgo su salud al llevar su cuerpo al extremo.

No es el único ciclista que ha mostrado en fotos cómo sus miembros acusan el esfuerzo de esta y otras competiciones. ¿Por qué se les ponen así las piernas?

Se dispara el riego sanguíneo

La razón es un aumento en el riego sanguíneo. Las arterias transportan oxígeno a los músculos de nuestro cuerpo cuando trabajan, y las venas la llevan de vuelta al corazón una vez ha intercambiado en oxígeno por dióxido de carbono.

En una persona normal que se encuentra en reposo las piernas reciben de media unos cinco litros por minuto. En un ciclista aficionado, cuando monta en bici, la cifra puede aumentar hasta los 20 litros por minuto.

tour-francia-bici-ciclismo

Un ciclista profesional puede duplicar esa cifra durante las carreras y movilizar hasta 40 litros de sangre por minuto en sus piernas. Una vez que ha terminado la carrera, las sangre se acumula en las venas tras haber pasado un buen rato circulando con mucha intensidad por los músculos de las piernas.

Así que lo que se ve en las fotos es la sangre acumulada en las venas (no en las arterias) a mucha presión, recuperando los niveles de circulación habituales. Son visibles durante un buen rato después de la competición, y se trata de un proceso normal en los deportistas de élite pero no en los aficionados. Eso, unido a un bajo porcentaje de grasa corporal, hacen que las venas sean tan visibles.

Si eres ciclista amateur y tus piernas adoptan en algún momento un aspecto parecido, es recomendable que acudas al médico para descartar cualquier problema circulatorio.

Imágenes | iStock e Instagram En Vitónica | Entrenar sobre dos ruedas en tu casa es posible: así puedes entrenar en tu salón con tu bici de carretera o de spinning

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos