Compartir
Publicidad

Cuerpo a punto para el verano (II): ¿qué cambios realizar en la dieta?

Cuerpo a punto para el verano (II): ¿qué cambios realizar en la dieta?
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos cada día más cerca del verano y todos queremos poner el cuerpo a punto para lucir en forma, sanos y colmados de vitalidad en esta época del año. Para ello, nuestro nuevo especial puede ayudarte y hoy te contamos qué cambios realizar en la dieta para poner el cuerpo a punto para el verano.

¿Por qué modificar la dieta?

La temporada del año cambia y con ella cambia el clima, los alimentos de temporada, el gasto calórico y la pérdida de nutrientes, por lo tanto, también debemos modificar la dieta para adecuarla a esta nueva etapa. El primer cambio que sucede de manera característica es el climático, pues las temperaturas se elevan y como consecuencia de ello, nosotros nos volvemos más activos lo cual junto al calor, nos hace sudar más.

Entonces, para compensar esta mayor pérdida de líquidos por sudor, es necesario aumentar la ingesta de agua, ya sea bebiendo más o consumiendo alimentos con mayor contenido acuoso.

Otro cambio importante determinado por las mayores temperaturas es la vestimenta, ya que en verano ante el calor dejamos que nuestro cuerpo quede más expuesto al aire y el sol, lo cual sin duda requiere de algunos cuidados y la dieta puede ayudar si escogemos adecuadamente los alimentos.

Por otro lado, si queremos una dieta nutritiva y de buena calidad, lo ideal es ajustarnos a los alimentos de temporada, porque ellos se encuentran en su mejor época de producción y por lo tanto, concentran más nutrientes que un alimento que no se produce en ésta época del año.

La hidratación ante todo

Siempre decimos que nunca debemos descuidar la ingesta de líquidos sin importar la época del año que cursemos, pero en verano, la hidratación cobra gran importancia, pues nos ayuda a reponer pérdidas y además, contribuye a conservar una buena temperatura corporal que reduce el riesgo de sufrir enfermedades por calor tal como agotamiento por calor o el tan temido y frecuente, golpe de calor.

verano1

Para lograr una buena hidratación es importante beber un mínimo de 2.5 a 3 litros diarios, siendo mayor la necesidad si realizamos actividad física. Para lograr esta ingesta es aconsejable beber antes de tener sed y escoger bebidas como el agua que no tienen un efecto diurético residual.

Si tu nivel de actividad es elevado, puede ser de utilidad la ingesta de una bebida con un mínimo de azúcar y sodio, porque éstos ayudan a retener líquidos y por lo tanto, la hidratación es más eficiente.

También podemos favorecer la hidratación mediante los alimentos y/o preparaciones, por ejemplo, una mayor ingesta de frutas y verduras crudas que conservan todo su contenido acuoso es una excelente opción, también son de ayuda preparaciones como las gelatinas, las sopas frías, batidos u otras.

Alimentos de temporada y con más nutrientes

Como hemos dicho, los alimentos de temporada concentran más nutrientes, tienen menor costo y mayor calidad, por lo tanto, hacer un mayor consumo de estos es de gran ayuda para obtener lo que el cuerpo necesita en esta época del año.

Alimentos de temporada son por ejemplo: albaricoques, cerezas, melocotón, nectarina, sandía, melón, calabacín, calabaza, zanahoria, lechugas, judías, pepinos, rábano, remolachas. Éstos alimentos de origen vegetal concentran carotenos y vitamina A, nutrientes ideales para nuestra piel y al mismo tiempo, tienen un gran contenido acuoso que contribuyen a una mejor hidratación en esta época del año. Por supuesto, son poseedores de otras vitaminas y minerales que el cuerpo necesita ahora y en otras temporadas también.

verano2

Entre los alimentos de origen animal encontramos pescados como el calamar, congrio, brótola, cigala, langosta, lagostino, bogavante, merluza, mejillón, mero, sardina, boquerón, atún y carnes como el conejo, chochinillo, cerdo, pollo, ternera, cordero y buey.

Éstos alimentos de temporada pueden ofrecernos los nutrientes que precisamente necesitamos en ésta época del año a un costo más racional con respecto a aquellos que no se encuentran en época de producción. Por lo tanto, saber cuáles son los alimentos de temporada y escogerlos es un cambio que podemos hacer en nuestra dieta para poner el cuerpo a punto para el verano.

Lo que no debes hacer

Ante la cercanía del verano, muchas son las personas que en plena operación bikini optan por estrategias alocadas para perder kilos o poner el cuerpo en forma, sin embargo, lo que no debes hacer si quieres lucir bien en un par de meses es aferrarte a recursos peligrosos tales como productos milagros o dietas milagros que producen un brusco descenso de peso a expensas de una severa restricción que posteriormente puede perjudicarte.

Asimismo, no debes erradicar alimentos de tu dieta que pueden implicar la ausencia de nutrientes importantes y tampoco debes realizar un sobreesfuerzo en términos de actividad física, pues un exceso de ejercicio así como una dieta desequilibrada o insuficiente, reducen las defensas del organismo e incrementan el riesgo para la salud.

Lo mejor para poner el cuerpo a punto para el verano es alejarte de estas opciones peligrosas y aferrarte a pequeños cambios en la actividad así como a modificaciones en la dieta que la vuelven más nutritiva y adecuada a esta época del año.

Imagen | Egahen, BIW0Z y Nico1

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio