Compartir
Publicidad

Los hábitos alimentarios de los fumadores y sus riesgos para la salud

Los hábitos alimentarios de los fumadores y sus riesgos para la salud
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como todos sabemos, el hábito de fumar es perjudicial para la salud en general, y además, incrementa los requerimientos de determinados nutrientes debido a que reduce su absorción e incrementa su utilización en el organismo.

Además de los efectos negativos del propio hecho de fumar, diferentes estudios han confirmado que los fumadores tienen peores hábitos alimentarios, y ésta dupla de mala alimentación con una adicción nociva, pone en severo riesgo a la salud de los fumadores.

Incluyendo a la población española, las investigaciones han detectado que la dieta de aquellos que fuman es muy diferente a la de los no fumadores.

De acuerdo con los datos del Scottish Heart Health Study, los adictos al tabaco conocen menos acerca de una alimentación saludable y ésto se confirmó al detectar la pobre ingesta de nutrientes que tienen estos individuos.

Los fumadores incluyen poca cantidad de frutas y verduras en su dieta habitual, hecho que debería ser todo lo contrario si consideramos las necesidades aumentadas de ciertas vitaminas antioxidantes como es el caso de la vitamina C.

El escaso consumo de frutas y verduras también determina un menor aporte de fibra, esencial para controlar los niveles de azúcar, colesterol y grasas en sangre.

Además, se observó un mayor consumo de sal entre los fumadores y una alta ingesta de alcohol. Ambos factores incrementan el riesgo cardiovascular de las personas y si a esto le sumamos el escaso aporte de fibra y antioxidantes que reducen el daño celular, pues la situación se agrava y comienza a ser preocupante.

En cuanto a las carnes, los fumadores prefieren la de cerdo en decadencia de la carne de pollo o pescado. Y en la mayoría de los evaluados que fuman se ha constatado un mayor consumo de mantequilla, lo cual indica un patrón nutricional rico en grasas saturadas que empeoran la salud de las arterias incrementando el riesgo cardiovascular aún más.

La alimentación inadecuada es el segundo factor de riesgo de cáncer luego del tabaco. Incluso, alrededor del 30% de los tumores tienen como base una alimentación deficiente y, si a éste porcentaje le sumamos el riesgo de sufrir cáncer por fumar, nos damos cuenta de lo vulnerable que culminan siendo los fumadores en cuanto a su salud.

Como podemos ver, el tabaquismo sumado a las características de la alimentación de quienes fuman, conforman una bomba explosiva para la salud de éstas personas.

Teniendo en cuenta que ambos factores se pueden evitar y modificar, es importante que analicemos los grande riesgos que dichos hábitos constituyen para la salud y comencemos a querernos más y cuidarnos mejor.

Incluso se ha demostrado que los ex- fumadores tienen mejores hábitos alimentarios debido a que ciertos alimentos refuerzan el sabor del tabaco y se abandonan junto con éste. Por el contrario, otros alimentos empeoran su gusto y ayudan a dejar de fumar, como es el caso de la leche, frutas y verduras.

Vía | Consumer Eroski En Vitónica | Ladrones de nutrientes En Vitónica | Vegetarianos, fumadores y deportistas necesitan más vitaminas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos