Compartir
Publicidad
¿De verdad la cerveza es sana después de hacer deporte? Que no te líen con el marketing
Entrenamiento

¿De verdad la cerveza es sana después de hacer deporte? Que no te líen con el marketing

Publicidad
Publicidad

Párate un momento a pensarlo: ¿qué opinas de tomarse una cervecita después de una carrera, de un partido o de un entrenamiento? Bien, ¿no? Reconfortante, agradable, la cervecita que mejor sienta de la semana, ¿verdad? ¿Y sana? ¿Beneficiosa incluso? Piensa de nuevo.

Se ha convertido en una especie de intuición común, la idea de que el tándem ejercicio y cerveza es saludable para el que lo practica. Y se ha convertido en eso porque se ha lanzado ese mensaje desde distintos colectivos (fabricantes y comerciales de cerveza principalmente) basándose en el marketing más que en la ciencia.

El Ministerio se mete en un jardín

El problema se agrava cuando no solo la industria cervecera promueve este mensaje (puesto que tienen intereses en el asunto, los consumidores deberíamos tomar sus afirmaciones con cautela), sino cuando en ello se implican organismos públicos. Esto pasó este fin de semana, y el responsable fue el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), nada menos.

Lo que pasó fue lo siguiente: este fin de semana se celebraba el V aniversario de Beer Runners, un movimiento promovido por la asociación Cerveceros de España (asociar la cerveza con el deporte, como decíamos antes), con una carrera popular en la que participó Isabel García Tejerina, la ministra de MAPAMA. Desde la cuenta del ministerio en Twitter se difundieron fotos de la carrera y de Tejerina, junto a mensajes como "Por la vida sana, buena alimentación y más deporte."

Nada que objetar hasta aquí, excepto que la idea de la cerveza estaba en todas partes, incluidas en las fotos, donde se veía a la ministra bebiéndose una tras la carrera. Ahí está de nuevo, la asociación ejercicio + cerveza = vida sana. Pues lo siento, pero la ciencia discrepa.

La cerveza no hidrata y el alcohol siempre es perjudicial

Lo que ésta dice al respecto no gustará tanto a deportistas cerveceros: la cerveza ni es sana ni isotónica. Existen estudios que afirman que la cerveza con alcohol no posee propiedades hidratantes para recuperar líquidos después de un ejercicio con fuerte sudoración, sino al contrario, favorece la deshidratación y tampoco cumple las condiciones para ser considerada una bebida isotónica.

Además, el alcohol es una sustancia adictiva y tóxica para el cuerpo humano en cualquier cantidad y frecuencia. Aunque está comúnmente extendida la idea de que una copa de vino al día es buena para el corazón, igual que con la cerveza, ahí hay más marketing que ciencia. Los beneficios, si es que los hay, de consumir una pequeña cantidad de alcohol en momentos puntuales no compensan el daño que este causa a nuestras células y órganos.

El caso de la cerveza sin alcohol

¿Y la cerveza sin alcohol? La cosa aquí cambia un poco ya que al no haber alcohol (en el caso de las 0,0), tampoco existe el daño que este causa. Se trata por tanto de una bebida con un alto porcentaje de agua, azúcares y minerales. Dentro de lo que cabe, es mejor opción que una cerveza con alcohol.

No obstante, tampoco es lo ideal. Por un lado, no se trata de una bebida isotónica, su composición no es la misma y sus beneficios tampoco. De hecho, hace unos meses una conocida marca de cerveza recibió un tirón de orejas de la Sociedad Española de Medicina del Deporte y del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos por comercializar una "cerveza 0,0 isotónica".

Según estas instituciones, esa bebida no cumplía con los criterios y garantías necesarias para ser recomendada ni para el deporte ni para la actividad física.

El deporte como embajador de la cerveza

pau-mireia-cerveza-isotónica

Pero además, el hecho de llamar a esta bebida cerveza era otro motivo de preocupación para ambos organismos, que lo señalaban como un modo de introducir a los jóvenes aficionados al deporte en el consumo de cerveza y por tanto, de alcohol. Más aun cuando su promoción se asociaba a la imagen de deportistas famosos. Pay y Marc Gasol y Mireia Belmonte fueron algunos de esos deportistas que prestaron su imagen a esta bebida.

Y aquí entramos en un terreno peliagudo, entre lo legal y lo ético. Hasta el año 2012, ninguna marca de bebida alcohólica podía publicitarse en lugares donde su consumo estuviese prohibido, lo que incluía los estados de fútbol y muchos otros recintos deportivos. Esto dejaba a la industria cervecera fuera de muchos sitios en los que podía hallar público para sus productos.

Las bebidas sin alcohol eran su vía de entrada en estos espacios, por lo que pocas marcas quedaron sin lanzar la suya y prácticamente todas trataron de asociar estos productos al deporte y la vida sana. En 2012 cambió la ley y las bebidas alcohólicas de menos de 20 grados ya pueden anunciarse en aquellos lugares donde no se pueden consumir.

El motivo de esta modificación fue que, al no existir esa prohibición en otros países, los eventos deportivos que se producían en el extranjero y que se emitían por televisión mostraban igualmente publicidad de bebidas alcohólicas, lo que se consideró una desventaja competitiva para las marcas españolas.

Así que ahora podemos ver a marcas de cerveza patrocinando deportistas, equipos o eventos sin que eso nos sorprenda demasiado, y afianzando en nuestra cabeza esa relación entre cerveza y deporte como algo sano. Una relación que no deberíamos tener interiorizada.

No, cerveza y deporte no es una combinación sana

Porque dejemos las cosas claras: beber alcohol no es sano, ni bueno, en ningún momento, cantidad o frecuencia. ¿Quiere esto decir que debas dejar de beber alcohol, incluidas esas cervecitas con los colegas que tan feliz te hacen? Ciertamente sería lo mejor para tu cuerpo, pero la decisión es enteramente tuya y allá cada cual con su vida.

Pero lo que sí consideramos importante es que lo hagas conociendo los riesgos a los que te expones y sin un rastro de engaño en tu mente al pensar que una cerveza después de una carrera o un partido es de alguna forma sana y saludable, porque no lo es. Por mucho que se empeñen las empresas que comercializan cerveza o el propio Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Imágenes | iStock
En Vitónica | Cerveza, deporte e hidratación: cosas a tener en cuenta

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos