Ejercicio físico post-COVID: cómo retomar la actividad física después de pasar el coronavirus
Entrenamiento

Ejercicio físico post-COVID: cómo retomar la actividad física después de pasar el coronavirus

La infección por SARS‐CoV‐2 ha surgido no solo como una enfermedad pulmonar sino también potencialmente multiorgánica, que puede causar daño estructural a largo plazo de diferentes sistemas de órganos, incluidos los pulmones, el corazón, la vascular, el cerebro, el hígado, los riñones o el intestino.

Las recomendaciones de ejercicios para la rehabilitación son complejas en estos pacientes y deben seguir las guías actuales, incluidos los estándares para los exámenes médicos previos al ejercicio y la prescripción de ejercicios personalizada.

Un vistazo a…
23 EJERCICIOS con nuestro propio PESO CORPORAL para ponerte en forma EN CASA SIN MATERIAL Vitónica

Fundamentos de la rehabilitación

La inmovilidad, particularmente durante los cursos severos de COVID-19 con tratamiento de cuidados intensivos y ventilación mecánica posiblemente durante semanas, conducirá significativamente a una disminución sustancial en el funcionamiento físico. Incluso las formas más leves de la enfermedad tendrán síntomas sistémicos como fiebre y mialgia, que también reducirán la actividad física durante algún tiempo durante la fase aguda y también reducirán la capacidad de ejercicio.

Dado que el entrenamiento físico ha demostrado tener efectos beneficiosos sustanciales y se recomienda como terapia estándar en enfermedades pulmonares, por ejemplo, fibrosis o hipertensión pulmonar, insuficiencia cardíaca, enfermedad renal, así como sarcopenia, programas de ejercicio para Los pacientes post-COVID-19 son absolutamente obligatorios.

Más allá de la rehabilitación general de COVID‐19, las personas jóvenes y anteriormente físicamente activas o incluso los atletas que participan en deportes competitivos tendrán un interés especial en volver a los deportes y hacer ejercicio en un tiempo libre o a nivel de competencia. Para ellos, son necesarias recomendaciones específicas para los exámenes previos al ejercicio, así como el entrenamiento físico. Además, se debe realizar un examen clínico en todos los individuos después de COVID-19 antes de iniciar un programa de rehabilitación o un programa de entrenamiento individualizado en atletas

Istockphoto 1277228250 612x612

Diagnóstico antes de comenzar el ejercicio

Dado que el SARS‐CoV‐2 puede afectar múltiples sistemas de órganos, las recomendaciones de ejercicio solo se pueden aplicar después de un examen clínico sólido.

Estas medidas de diagnóstico deben seguir un algoritmo que tenga en cuenta la gravedad del curso de la enfermedad, la edad y el rendimiento del ejercicio posterior a la enfermedad. Además de una anamnesis detallada y un examen físico, un análisis de sangre debe evaluar parámetros de inflamación, recuento de células sanguíneas, función renal y biomarcadores cardíacos en caso de miocarditis o neumonía previa.

Dado que aún no se han establecido los datos para la COVID‐19 y el pronóstico a largo plazo, las recomendaciones se extrapolan a partir de la comprensión actual de otras patologías inducidas por virus, pero pueden cambiar cuando haya más datos disponibles. Debido al pronóstico desconocido a largo plazo de la infección por SARS-CoV-2, recomendamos exámenes de seguimiento en intervalos más cortos.

Diagnóstico pulmonar

El estudio estándar para atletas debe incluir pruebas de función pulmonar estáticas y dinámicas para evaluar la capacidad vital y los volúmenes espiratorios forzados. Debido a las características fibróticas de COVID‐19, se recomiendan las mediciones del volumen residual y la capacidad pulmonar total.

Es recomendable realizar pruebas de esfuerzo que incluyan mediciones de la saturación de oxígeno durante el ejercicio o análisis de gases en sangre antes y después del ejercicio máximo, ya que desenmascarará el deterioro de la capacidad de difusión.

Istockphoto 1223272456 612x612

Diagnóstico cardiovascular

Es obligatorio realizar pruebas de detección cardiovascular en pacientes recuperados de COVID-19 antes de comenzar el entrenamiento físico, por lo tanto, se requiere un electrocardiograma en reposo en cada persona (incluso si es asintomática) antes de regresar a los deportes, el ejercicio o la actividad física.

En aquellos con problemas de miocardio durante la fase aguda, la ecocardiografía es obligatoria. En particular, la afectación miocárdica en la infección por SARS‐CoV‐2, incluso en aquellos con síntomas leves, puede detectarse mediante anomalías específicas.

Por lo tanto, este procedimiento ecocardiográfico sensible debe incluirse de manera óptima en aquellos con hallazgos miocárdicos. Si el examen clínico, el electrocardiograma o la ecocardiografía sugieren miocarditis, que parece estar presente en solo alrededor del 1 % de los jóvenes estudiantes y atletas profesionales que padecen COVID-19, se debe realizar una resonancia magnética cardíaca utilizando todos los modalidades modernas para evaluar la posible afectación miocárdica.

Pruebas musculares y neurológicas

Debido a la alta probabilidad de afectación neurológica incluso en formas leves de COVID-19, todo paciente debe someterse a un examen neurológico clínico antes de volver a hacer ejercicio. Se debe hacer hincapié en las pruebas motoras, sensoriales y de coordinación, pero también se deben evaluar cuidadosamente los nervios craneales y periféricos.

El vértigo debe evaluarse cuidadosamente mediante el examen del sistema vestíbulo-ocular, porque su persistencia afectará el rendimiento del ejercicio y también puede afectar la seguridad durante los deportes y el ejercicio.

Cómo entrenar después del COVID

A pesar de la afectación multiorgánica, se debe fomentar el entrenamiento físico en todos los pacientes después del alta hospitalaria o después de la recuperación general de una infección aguda. Además de la gravedad clínica y el curso del tiempo, el rendimiento se perderá debido a la enfermedad per se, pero también debido al reposo en cama y los largos períodos de pérdida de forma física.

Las recomendaciones sobre el regreso al deporte deben hacerse en base a analogías de infecciones virales similares y compromiso de órganos, ya que actualmente faltan estudios controlados. Sin embargo, es inequívoco que el entrenamiento físico debe adaptarse individualmente para optimizar el equilibrio entre la tensión y los procesos de adaptación sobre la base del estado de la enfermedad y el rendimiento del ejercicio.

Teniendo esto en cuenta, si el diagnóstico recomendado determina la elegibilidad total y no persiste ningún daño estructural, los atletas pueden regresar gradualmente a su entrenamiento específico y a las actividades competitivas. Sin embargo, cuando ha habido miocarditis o neumonía, se deben realizar análisis médicos más detallados.

Istockphoto 912333840 612x612

Ejercicio después de COVID-19: fibrosis pulmonar, hipertensión pulmonar e hiperreactividad bronquial

Es indiscutible que el ejercicio es un sello distintivo durante los períodos de recuperación de la enfermedad pulmonar, ya que existe evidencia clara de una mejoría clínica significativa en la función pulmonar mediante la rehabilitación respiratoria dirigida. Esto debe incluir inicialmente el entrenamiento de los músculos de la inspiración y la espiración utilizando equipos específicos de entrenamiento de los músculos respiratorios para evitar la sobrecarga pulmonar, la primera incluyendo la respiración diafragmática. El entrenamiento de inspiración máxima sostenida también conducirá a una distribución uniforme de la ventilación.

El ejercicio de resistencia y el entrenamiento de la función pulmonar se suman al entrenamiento de resistencia y flexibilidad para mejorar las adaptaciones periféricas. El entrenamiento interválico parece ser superior al entrenamiento continuo moderado en cuanto a la adherencia. El entrenamiento de fuerza debe centrarse inicialmente en un carácter dinámico, por ejemplo, 1‐3 series de 15‐20 repeticiones a intensidad moderada.

Ejercicio después de COVID‐19: Miocarditis

En estos pacientes, el entrenamiento físico de intensidad moderada se puede introducir 1 mes después de la fase aguda, incluso si otras limitaciones, por ejemplo, deterioro de las pruebas de función pulmonar o el intercambio de gases, son hallazgos principales, pero no se debe alargar hasta los tres meses.

Se debe recomendar a los pacientes y, en particular, a los atletas con función miocárdica recuperada, que se abstengan de realizar entrenamientos estructurados de alta intensidad o deportes competitivos durante al menos 3, pero principalmente 6 meses. El primer ejercicio de resistencia debe comenzar a una intensidad moderada (50%‐70% VO 2 máx.) durante 4‐6 semanas antes de reanudar el ejercicio de mayor intensidad.

Ejercicio después de COVID-19: enfermedad renal crónica

Se ha demostrado que la infección afecta los riñones y provoca disfunción o incluso insuficiencia renal, en particular en pacientes con afectación de múltiples órganos. El entrenamiento físico debe prescribirse lo antes posible, incluso durante la fase aguda, para mantener la capacidad de ejercicio. El ejercicio también debe introducirse en pacientes que requieren hemodiálisis.

En general, se recomienda un entrenamiento de ejercicios de resistencia de intensidad baja a moderada en un ergómetro de cama en combinación con entrenamiento de fuerza y ​​coordinación al menos dos o tres veces por semana. Se deben incluir en la vida diaria ejercicios diarios de coordinación, de manera óptima dos veces al día, combinados con ejercicios de fuerza.

Ejercicio después de COVID-19: enfermedad neurológica

Aunque no hay muchos datos, se puede esperar que el ejercicio tenga efectos positivos sobre la plasticidad del sistema nervioso como en otros trastornos neurológicos. Por lo tanto, la reanudación o el inicio del ejercicio también es muy deseable desde el punto de vista neurológico y debe fomentarse en todos los pacientes. Los pacientes con deficiencias motoras, por ejemplo, accidentes cerebrovasculares asociados con la COVID‐19 o vértigo remanente, deben evaluarse según su estado funcional y es muy probable que se beneficien del ejercicio y la fisioterapia bajo supervisión profesional.

En Vitónica | La actividad física ha sido una de las principales herramientas contra la depresión y la ansiedad durante la pandemia de COVID-19

En Vitónica | Cómo realizar una vuelta al gimnasio segura en época de coronavirus: estas son las precauciones que tienes que tomar

Imágenes | iStock

Información | Halle, M., Bloch, W., Niess, A. M., Predel, H. G., Reinsberger, C., Scharhag, J., ... & Niebauer, J. (2021). Exercise and sports after COVID‐19—Guidance from a clinical perspective. Translational Sports Medicine, 4(3), 310-318.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio