Compartir
Publicidad

La locura de Dick Fosbury: cómo cambiar la historia del atletismo

8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Actualmente se está emitiendo un anuncio en televisión en el que aparecen diferentes imágenes de saltadores de altura desde 1968 hasta hoy. ¿Por qué es importante la fecha de 1968? Porque en esos Juegos Olímpicos, celebrados en México, el estadounidense Dick Fosbury cambió para siempre la forma de saltar, proclamándose campeón olímpico.

Fosbury se atrevió a innovar (esa es la razón de que aparezca en el anuncio) y a cambiar la técnica del salto: antes de él nadie saltaba de espaldas que, por otra parte, parece lo más lógico. Fosbury creó lo que hoy conocemos como Fosbury Flop, que consiste en aproximarse al listón de forma transversal y saltar de espaldas al mismo. Pero ¿cómo se saltaba antes de Fosbury?

Antes de la aparición de Fosbury y por extraño que nos pueda parecer ahora mismo, los saltos de altura se realizaban con tres técnicas diferentes, pero ninguna contemplaba el salto de espaldas. estas eran:

  • Técnica de la tijera: con una ligera carrera, y pasando de forma lateral primero una pierna y luego la otra. Reuerdo que cuando en el colegio jugábamos a saltar la goma elástica, cuando llegaba a alturas por encima de los hombros ésta era la opción que utilizábamos.
  • Técnica del rodillo costal, western roll o rodillo californiano: se salta también de lado, esta vez realizando una media tijera y "rodando de espaldas" al llegar al punto más alto del salto, sobre el listón. Al realizar el salto, el pie que nos ha dado el impulso (el que deja el suelo en último lugar) pasa por delante del primero y nos da el impulso para realizar el giro. Como "hacer la croqueta" en el aire, para que nos entendamos.
  • Técnica del rodillo ventral: se comienza a usar en 1936, y consiste en realizar un salto como el del rodillo costal, pero saltando de cara al listón.
  • ¿Por qué se usaban estas téccnicas antes de Fosbury? Quizás porque son movimientos más naturales del ser humano: si yo tengo que saltar un obstáculo en mi camino seguramente lo afronte de frente o de lado, aunque hacerlo de espaldas sea más efectivo.

    Fosbury, con su técnica del Fosbury Flop, llegó a saltar 2,24 metros. Consiguió el récord olímpico, pero no el récord mundial de aquel momento, que era de 2,28 metros, pero cambió para siempre la historia del atletismo. Actualmente el récord para hombres lo tiene el cubano Javier Sotomayor con 2,45 metros, y el de mujeres la búlgara Stefka Kostadinova con 2,09 metros.

    No tengáis miedo de innovar, tanto en materia de entrenamiento como en otros aspectos del día a día: que no lo haya hecho nadie hasta ahora no quiere decir que no sea eficaz, eficiente o mejor de lo que se hace hasta ahora. Si quieres resultados diferentes, no hagas lo mismo de siempre.

    Vídeo | Magoclippo en Youtube

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio