Publicidad

Probamos el electro-fitness: entrenamiento con EMS para optimizar tus resultados

14 comentarios

Publicidad

Publicidad

Una de las últimas tendencias de entrenamiento que ha llegado a España es el electro-fitness: una combinación de entrenamiento físico con un entrenador personal y estimulación muscular eléctrica. Esta mañana hemos tenido oportunidad de probarlo de la mano de los amigos del centro E-Fit de Pozuelo, y os contamos qué nos ha parecido la experiencia.

Hasta ahora la EMS (electro-muscle-stimulation) se utilizaba en un solo grupo muscular a la vez, y generalmente estaba dirigida al trabajo de rehabilitación (con fisioterapeutas) o de readaptación tras una lesión (con entrenadores personales). La gran ventaja del electro-fitness es que podemos trabajar todos nuestros grupos musculares a la vez, consiguiendo un entrenamiento completo y muy efectivo.

¿Qué es el electro-fitness?

El electro-fitness se practica en estudios dedicados especialmente a ello, ya que es necesaria una máquina específica. Existen diferentes máquinas con distintos sistemas: en este caso yo he probado el sistema E-Fit que, a diferencia de otros en el mercado, permite trabajar cada parte del cuerpo con distintas intensidades y profundidad.

Las sesiones de electro-fitness combinan la electroestimulación con el trabajo físico activo: esto quiere decir que a la vez que estás recibiendo los estímulos eléctricos tú debes realizar los ejercicios de forma activa. De este modo se llega a estimular el músculo en profundidad y la carga de trabajo realizada es mucho mayor. Las sesiones siempre van guiadas con un entrenador personal que nos indica en todo momento qué ejercicio debemos realizar y realiza correcciones sobre nuestra postura corporal y nuestra técnica.

El electro-fitness tiene infinitas posibilidades de trabajo: podemos realizar cualquier tipo de ejercicio con la única limitación de que estamos conectados por dos cables a una máquina, pero son lo suficientemente largos como para permitirnos movernos en libertad. Podemos trabajar con todo tipo de implementos: step, mancuernas, bosu, fitball, TRX, bandas elásticas... Las combinaciones son enormes y nuestro entrenador las adaptará a cada caso concreto.

Las característica del electro-fitness

  • Es rápido: en 25 minutos realizas un entrenamiento completo y adaptado a tus necesidades.
  • Es eficaz: a través de la electroestimulación conseguimos la activación de 350 músculos de una manera intensa y profunda.
  • Es totalmente personalizado: a pesar de que hay programas predefinidos, los parámetros de cada grupos muscular pueden cambiarse manualmente para adaptarse a las necesidades de cada persona.
  • Trabajo de fuerza y entrenamiento aeróbico: entrenamiento muy completo gracias a las indicaciones del entrenador personal que nos acompaña en cada momento.
  • Previene y evita lesiones: trabajamos con pesos moderamos, mejoramos la respuesta muscular y la densidad ósea.
  • Mi experiencia con E-Fit

    Al llegar al estudio me dejaron una camiseta y pantalón de algodón, y una vez cambiada me ayudaron a colocarme un traje de dos piezas (un pantalón y en chaleco) que contiene diez pares de electrodos que actúan como puntos de electroestimulación: pectorales, dorsales, abdomen, zona lumbar, glúteos e isquios. También me colocaron otros electrodos en brazos y gemelos. Como veis, todos los grandes grupos musculares quedan cubiertos.

    El chaleco, pantalón y los brazaletes ajustables para brazos y piernas se humedecen con un spray de agua antes de colocarlos para que el impulso eléctrico pueda pasar de forma correcta a nuestros músculos. El traje no pesa mucho y no es incómodo: de hecho permite una gran libertad de movimientos.

    Empezamos con un calentamiento previo movilizando las articulaciones mientras comenzaban a llegarme los primeros estímulos eléctricos, de forma muy gradual y controlada. Lo mejor del sistema E-Fit es que el entrenador puede controlar tanto la intensidad como la profundidad de cada estímulo en cada parte del cuerpo por separado. Por ejemplo, yo llevaba los isquios un poco cargados porque venía de una sesión de ciclo, así que pudimos adaptar la intensidad del estímulo para no sobrecargarlos.

    Durante la sesión hicimos todo tipo de ejercicios, sobre todo multiarticulares combinando distintos grupos musculares. Utilicé unas mancuernas de 1 kilo: cuando me las dieron pensé "¿a dónde voy yo con esto? ¡Dame alguna que pese más, hombre!". Menos mal que sólo lo pensé y no lo dije en alto porque al cabo de tres minutos de comenzar a trabajar parecía que en vez de un kilo pesaban cinco. Los impulsos eléctricos enviados a bíceps y tríceps agotaron rápidamente el glucógeno muscular, ¡y eso que acabábamos de empezar!.

    Según el programa que utilicemos y los ejercicios que llevemos a cabo podemos trabajar a nuestro propio ritmo o de forma acompasada con los impulsos eléctricos recibidos. Al activar voluntariamente un músculo a la vez que recibe un estímulo externo, lo trabajaremos mucho más en profundidad, consiguiendo optimizar nuestro rendimiento.

    Programa específico para el abdomen

    El segundo programa que probamos fue el específico para el abdomen. Comenzamos con unas planchas abdominales sencillas y fuimos complicándolas con menos apoyos y distintos movimientos. Todo este trabajo lo realicé de forma acompasada con los estímulos recibidos: cuando comenzaba la electroestimulación me colocaba en posición de plank. La intensidad del ejercicio era notable: si haciéndolo de forma "normal" puedo aguantar perfectamente más de dos minutos, con la electroestimulación los 20 segundos de trabajo se me hacían eternos.

    Probamos también algunos ejercicios de Pilates como el Hundred (por supuesto, no llegué a cien...), sit-up's y roll down con y sin mancuernas.

    Programa de relajación

    Después del trabajo duro, tocó relajarse un rato. El programa específico de relajación de E-Fit consiste en una especie de martilleo constante en todos los grupos musculares que hemos trabajado: una sensación muy agradable. Además, mi entrenador me ayudó a estirar, que siempre se agradece tras el esfuerzo.

    Además de los tres programas que probé (tonificación, abdomen y relajación), E-Fit también dispone de un programa específico para ejercicio cardiovascular y otro celulítico. Todos y cada uno de ellos son totalmente personalizables en función de las necesidades de cada persona.

    Mi opinión personal

    La verdad es que iba un poco escéptica al entrenamiento: tan poco tiempo entrenando, y encima con una máquina... Pero a mí me ha convencido: creo que es una herramienta de trabajo muy útil a la hora de complementar los entrenamientos de personas deportistas y para optimizar sus resultados. En el caso de personas sedentarias que quieren iniciarse en el deporte, la electroestimulación puede ser perfecta para enseñarles a activar determinados grupos musculares, y también como motivación.

    Combinado con el ejercicio tradicional es una excelente opción para mantenernos en forma y mejorar nuestras marcas. Os recomiendo probarlo porque seguro que os sorprenderá.

    Más información | E-Fit Pozuelo En Vitónica | Electroestimulación

    Temas

    Publicidad

    Comentarios cerrados

    Publicidad

    Publicidad

    Inicio
    Compartir