De qué hablamos cuando hablamos de metabolismo rápido o lento: ¿de verdad podemos acelerarlo?
Entrenamiento

De qué hablamos cuando hablamos de metabolismo rápido o lento: ¿de verdad podemos acelerarlo?

La expresión "tener el metabolismo lento o rápido" está muy extendida en la sociedad, pero ¿puede el metabolismo acelerarse o ralentizarse? ¿sabemos qué es el metabolismo? 

En este artículo te explicamos algunos conceptos básicos sobre el metabolismo para que podamos entrar de lleno en la explicación de si el metabolismo es algo que pueda activarse, acelerarse o volverse lento. 

¿Qué es el metabolismo?

g

El metabolismo, si tomamos como referencia la etimología de la palabra en griego hace referencia a la cualidad que tienen los organismos de cambiar la naturaleza química de ciertas sustancias. De esta manera, si concretamos un poco más, el metabolismo sería el conjunto de procesos químicos que tienen lugar en nuestro cuerpo. Todos estos procesos son la base de la vida a escala molecular y nos permiten como seres vivos crecer, reproducirnos, mantener nuestras estructuras y responder y adaptarnos a diversos estímulos.

No obstante, cuando hablamos de metabolismo solemos estar más familiarizados con números como las calorías que nuestro organismo gasta por el hecho de vivir o por realizar actividades o como la energía que consumimos a través de los alimentos. De aquí podemos extraer tres conceptos que nos ayudarán a entender mejor el concepto de metabolismo, al menos a nivel coloquial. Hablamos de tasa metabólica basal, efecto térmico de los alimentos y NEAT o gasto calórico no asociado al ejercicio.

¿Qué es la tasa metabólica basal?

t

La tasa metabólica basal no es más que la energía que nuestro cuerpo gasta solo por el hecho de vivir, aunque estuviéramos tumbados 24 horas en una cama. Puede suponer hasta el 70% del gasto calórico diario de una persona.

Cuando las personas hablan de metabolismos rápidos o lentos se refieren a esta tasa basal que está determinada en su mayor parte por la masa libre de grasa, es decir, básicamente masa muscular, agua y órganos. Aunque el cerebro y los órganos viscerales sólo suponen el 12% de la masa libre de grasa, consumen mucha más energía que la masa muscular.

Tener una tasa basal más o menos alta no es buen indicador del peso corporal ya que personas que gastan más, suelen comer más y viceversa.

Por último, si una persona presenta un gasto energético basal mayor o menor que no puede explicarse a través de lo ya comentado, suele ser por una patología previa que debería acometerse por un médico.

¿Qué es el efecto térmico de los alimentos?

T

Sencillo, el efecto térmico de los alimentos no es más que la energía que nuestro cuerpo invierte en digerir, absorber y metabolizar los alimentos y nutrientes que ingerimos. Dicho de otra manera, parte de la energía que consumimos a través de los alimentos "se pierde" en el proceso de digestión y diversos procesos metabólicos.

Los profesionales de la dietética y la nutrición solemos estandarizar este consumo de energía en torno a un 10% del total del gasto que tiene una persona.

¿Qué es el NEAT?

R

En cuanto a la actividad física que realizamos y que supone un gasto de energía, podemos dividirla en aquella que tiene que ver directamente con el ejercicio físico, como salir a correr o entrenar en el gimnasio, y aquella que no se asocia a él, como ir andando a hacer la compra o hacer las tareas del hogar.

Es muy importante tener el NEAT en cuenta sobre todo cuando deseamos perder grasa porque es un gasto que no nos supone prácticamente esfuerzo y que depende únicamente de nosotros, de lo activos que estemos dispuestos a ser.

Entonces, ¿podemos acelerar el metabolismo?

Hablando coloquialmente, sí, hablando fisiológicamente no, ya que para que algo vaya rápido tiene que estar asociado a una velocidad o a una duración y el metabolismo no es el caso.

Coloquialmente entendemos como acelerar el metabolismo el hecho de que gastemos más calorías o perder grasa más rápido. En este sentido, lo único que puede tener un impacto es lo último que hablábamos, realizar ejercicio físico por un lado y tener un NEAT alto por el otro.

Manipular nuestro metabolismo basal no es posible, salvo que ganemos 30 kilos de masa muscular de repente y el efecto térmico de los alimentos tampoco lo podemos manipular, o al menos no de manera significativa.


En Vitónica | Por qué he ganado peso si estoy haciendo dieta y ejercicio físico: estas son las posibles causas

En Vitónica | Las ventajas y desventajas de entrenar en ayunas: ¿nos ayuda a perder peso?

Imágenes | iStock, Unsplash, JumpStory, Pixabay

Temas
Inicio