Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Sabemos lo que son las agujetas? (I)

¿Sabemos lo que son las agujetas? (I)
Guardar
32 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Hace algunos meses escribimos en vitónica un post sobre el dolor muscular (agujetas) y el crecimiento muscular, diciendo básicamente que no es necesario que exista dolor muscular para que exista crecimiento, pero realmente ¿sabemos los que son las agujetas?

Por norma general las agujetas van a aparecer siempre tras una sesión de entrenamiento exigente pero es un dolor muscular que no suele impedir realizar una nueva sesión de entrenamiento al día siguiente, aunque al principio, hasta que el músculo entra en calor suelen molestar bastante

En este primer post vamos a intentar aclarar qué son exactamente las agujetas, e intentaremos explicar la causa de su aparición, así como explicar si la gente experta está libre de ellas. Y en un post sucesivo veremos otros aspectos como si es bueno entrenar al día siguiente cuando se tiene agujetas y os daremos unas pautas para intentar prevenirlas de la mejor manera posible.

¿Qué son?

Para definirlas agujetas como tal podemos recurrir a su nombre clínico (ya que como cualquier dolencia ó patología médico tiene uno) que en su caso es mialgia diferida, o también conocida como dolor muscular pos esfuerzo de aparición tardía (DOMPAT).

Las agujetas se identifican por un dolor bastante intenso y muy localizado dentro del grupo que se ha expuesto a un sobreesfuerzo en día anteriores, que es muy similar a los pinchazos que provocarían unas cuantas agujas, de ahí que comúnmente su nombre sea el de agujetas.

El dolor que implica las agujetas supone que el músculo, que ha trabajado a una intensidad superior a la que suele realizar el esfuerzo, pierde flexibilidad durante un período entre uno y cuatro días, pero todo depende de la intensidad ejercida, la actividad, la duración del ejercicio y la condición física del individuo que la ha realizado.

¿Cuándo aparecen?

Las agujetas se dan siempre que el músculo que va a realizar el trabajo no está bien habituado a dicho ejercicio, o bien la intensidad, duración o inclinación de la actividad es diferente o mayor con la que habitualmente la realiza, por ello el tejido muscular y conectivo sufre alteraciones estructurales.

Estas alteraciones estructurales son en realidad una serie de pequeñas microturas del tejido tisular (miofibrillas) que se producen en el músculo al realizar un ejercicio a una intensidad no habitual. El cuerpo tendrá que reconstruirlas para adaptarse a dicho esfuerzo y así la próxima vez intentar soportarlo (esto es el principio en que se basa la hipertrofia muscular).

Además la aparición de las agujetas están siempre relacionadas con la práctica de un ejercicio en la hay contracción muscular, y más probable es que salgan si es de tipo excéntrica. Cuanto más nuevo seas en la relación de dicha práctica más posibilidades existe de que tengas agujetas.

¿Si soy un experto en la actividad no debería tener agujetas?

El ser un experto en la actividad no hace que te libres de las tan molestas agujetas, sino casi todo lo contrario, ya que cuanto más experto seas más intensidad aplicarás a la actividad, por ejemplo, cualquier atleta de triatlón por mucho que entrene tras una competición tendrá agujetas por competir normalmente al máximo nivel que puede, un nivel que siempre es superior al que se ha entrenado.

Está claro que según vayamos repitiendo la actividad o entrenamiento, el cuerpo va a ir adaptándose cada vez mejor a ese esfuerzo y con el tiempo termina siendo mucho más eficiente para el desarrollo de dicha actividad. Pero eso sucede cuando la actividad se realiza a la misma intensidad, duración y ángulo de trabajo, ya que se dejarán de producir esas microroturas fibrilares tisulares.

Pero esto es casi imposible, porque cuanto más experto seas en cualquier actividad cada vez vas a exigirle más al cuerpo con lo que aplicarás una intensidad mayor, más duración o una inclinación diferente a la actividad para intentar mejorar en la misma, y sin dudas esto provocará en algún momento tener que convivir con las agujetas.

Pero esto no quiere decir que las agujetas sean malas, sino todo lo contrario, personalmente creo que si tras un entrenamiento intenso, bien sea de pesas o cardiovascular, existe ese dolor muscular eso es muestra de que el entrenamiento practicado ha sido de calidad y muy efectivo, y con el descanso adecuado será ideal para evolucionar en nuestro objetivo.

Imagen | DVIDSHUB

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos