Publicidad

Probamos Shine, un cuantificador con estilo

Probamos Shine, un cuantificador con estilo
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

La competencia en el mundo de los cuantificadores es dura. Cada vez hay más pulseras que nos cuantifican la actividad del día a día. En estos días hemos estado probando y analizando Shine, un cuantificador que a simple vista no lo parece.

Shine, un cuantificador con estilo

Al ponerte la pulsera, Shine parece más un brazalete o pulsera que un cuantificador. Su secreto es no contar con pantalla y tener un acabado muy bonito y uniforme, lo que le da más un aspecto de joya o pulsera futurista. Prácticamente todo el mundo que me la ha visto me ha preguntado qué era.

Nosotros hemos usado la pulsera básica, pero también hay accesorios para llevarlo como colgante, en la zapatilla, cinturón o pulseras con más estilo, con correas parecidas a un reloj.

Por su poco peso no te das cuenta de que lo llevas puesto. Yo incluso hay días que lo he llevado en el bolsillo. La pulsera sí se queda un poco corta en calidad si hacemos deporte a diario y sudamos, ya que el desgaste se va notando. Pero, como decimos, hay muchas formas de llevarlo.

Cuantificar, pero sin datos instantáneos

La simplicidad y elegancia de Shine se debe en gran parte a que no tenemos pantalla donde ver los datos. No es un cuantificador con el que podamos analizar nuetra actividad in situ ni interactuar con los datos.

Los datos son más cualitativos, con un sistema de luces alrededor de la esfera que nos irán indicando cuánto hemos alcanzado nuestro objetivo diario de actividad. Las luces se encienden cuando damos dos toquecitos con los dedos en la parte frontal. Si se enciende la mitad de la esfera, eso significará que he completado la mitad de mis objetivos de actividad diarios.

En cuanto a dar ese par de toques para que las luces nos digan la actividad que llevamos, no es un sistema que ande del todo fino. Muchas veces he tenido que repetir la operación de dar los dos golpecitos porque las luces no aparecían. Digamos que no es fiable al 100%, menos si intentamos hacerlo mientras estamos activos.

Tampoco vamos a poder ver esas luces si estamos a pleno sol. En la playa he intentado verlas y ha resultado muy complicado, hay que buscar sombra para que se vea el contraste de las luces. Aún así, es un cuantificador donde los datos instantáneos son algo más secundarios. Al principio sí se tiende más a ver qué llevamos hecho, con el paso de los días se tiende más a sincronizar al final del día para ver los datos.

Shine, datos interesantes de actividad y sueño a través de su app

La aplicación es fácil de configurar y muy manejable. Una vez vinculado Shine a un dispositivo de última generación, metemos nuestros datos de peso, altura, etc. y le diremos cuáles son nuestros objetivos de actividad y sueño diarios.

Sin duda lo que más me ha gustado, el pasar los datos del dispositivo a su app para ver qué se hace a lo largo del día. La aplicación es muy visual y nos dice con gráficas en qué momentos del día hemos sido más activos, si hemos cumplido nuestros objetivos, las calorías quemadas y kilómetros recorridos.

Los datos del sueño me han sorprendido grátamente. En función de nuestros movimientos nocturnos, distingue entre sueño normal y sueño reparador, siendo muy interesante comprobar como los días que mejor he dormido coinciden con los días que más sueño reparador ha detectado Shine. Esta opción es útil para ir analizando rutinas de sueño para mejorar el descanso. También tiene la opción de configurar una alarma inteligente para despertarnos en el momento óptimo a través del smartphone o iPad.

Lo mejor y lo peor de Shine

Lo que más me ha gustado es la simplicidad de la pulsera, que no parece un gadget. Y la opción de poder llevarla de varias formas: como pulsera, en el bolsillo, colgante o incluso en la zapatilla, cinturón o solapa.

Uno de los puntos débiles es la dificultad de ver las luces de progreso cuando se está en un ambiente soleado. Y, como os he comentado antes, que no suele ser muy fino el funcionamiento cuando se le da un par de golpes para que nos enseñe el progreso.

También vamos a necesitar un smartphone de última generación para poder sincronizar los datos. Los dispositivos compatibles son: iPhone 4S o superior, iPad Air, iPod de 5th generación, Samsung Galaxy S3 o superior, HTC one, LG Nexux 7, Moto G, Moto X y Sony Xperia Z1.

La pulsera Shine de Misfits ha sido cedida para la prueba por la marca. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir