Compartir
Publicidad
Ecografía en el diagnóstico fisioterápico
Fisioterapia

Ecografía en el diagnóstico fisioterápico

Publicidad
Publicidad

Aunque el masaje sigue siendo la técnica más reconocible de la fisioterapia, han cambiado mucho los procedimientos tanto de tratamiento como también para realizar el diagnóstico fisioterápico. Quiero hablar sobre la ecografía como método para valorar y reevaluar lesiones en el ámbito de la Fisioterapia.

La ecografía es una técnica de diagnóstico por imagen que se emplea bastante en el mundo del deporte, pues puede ayudar en el diagnóstico de lesiones típicas en el deporte como lesiones de ligamentos o meniscos en la rodilla, roturas de fibras musculares, etc. Pero en ese caso nos referimos a un diagnóstico médico.

En este caso hablo de la ecografía como técnica que van empleando muchos fisioterapeutas específicamente formados como apoyo para realizar el diagnóstico fisioterápico (ojo, es un concepto completamente diferente al diagnóstico médico) y también para ver la evolución de una lesión, para ver si el tratamiento fisioterápico va dando sus frutos.

Objetivos de la ecografía en fisioterapia

Es una técnica que no utilizan todavía en muchos centros, pues un ecógrafo supone un gran desembolso económico, pero puede ser muy útil para observar los cambios en los tejidos que provoca una lesión y ver cómo se modifica la zona afectada para ir valorando si el tratamiento fisioterápico está dando sus frutos.

No hay que confundir términos, ya que, como he dicho antes, la técnica de ecografía se emplea por el personal médico para valorar una región y establecer un diagnóstico médico que hable sobre la descripción de la lesión, zonas afectadas y demás.

La valoración y diagnóstico realizada por el fisioterapeuta utiliza términos diferentes a los médicos, pues trata de establecer qué es lo que está afectado para buscar el tratamiento adecuado. Por lo tanto la ecografía empleada en el diagnóstico fisioterápico es un apoyo a otras técnicas (entrevista, exploración física...) que da información sobre el estado de la lesión para poder programar el tratamiento adecuado.

Ventajas de la ecografía en fisioterapia

La ecografía emplea ondas sonoras, lo cual significa que es una técnica inofensiva. De hecho, como sabréis, se utiliza en embarazadas para observar al bebé.

Mediante ecografía se pueden explorar partes blandas (músculo, tendones, incluso nervios o ligamentos) y el profesional que realiza la exploración puede ir moviendo el cabezal del ecógrafo para observar en tiempo real la imagen de los tejidos, incluso en movimiento.

Es una técnica complementaria a las utilizadas habitualmente por los fisioterapeutas que permite visualizar la lesión y la progresión durante el tratamiento, ayudando a planificar las sesiones y a modificar parámetros o técnicas en relación a lo que se observe en la prueba de imagen.

Inconvenientes de la ecografía en fisioterapia

Por señalar alguno, además del desembolso económico que supone, requiere que el profesional esté bien formado en el manejo del ecógrafo, para poder realizar una buena exploración y extraer conclusiones a parte de lo que observa.

Es una técnica que puede ser útil en algunos casos, y ofrece información que ayuda, pero no la considero imprescindible para un fisioterapeuta; aunque, como digo, es una ayuda que no viene mal.

En definitiva, es una técnica de exploración que merece la pena conocer, y quería presentarla a los lectores para que tengáis en cuenta que, además de emplearse para el diagnóstico médico, también se puede utilizar para la valoración y diagnóstico en fisioterapia.

En Vitónica | Cuatro cosas que esperar de un buen fisioterapeuta

Imagen | Thinkstock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio