Compartir
Publicidad
La fractura de clavícula es una de las lesiones más frecuentes en los ciclistas: este es su tratamiento
Lesiones

La fractura de clavícula es una de las lesiones más frecuentes en los ciclistas: este es su tratamiento

Publicidad
Publicidad

Si practicas el ciclismo seguramente ya sepas esto, pero las fracturas de clavícula son una de las lesiones más habituales en este deporte - si no la más -. Lo que quizás no tengamos tan casos puede ocurrir, cuál es su tratamiento y qué secuelas puede dejarnos si es que deja alguna.

Por qué se produce la fractura de clavícula

Ian Valerio 594874 Unsplash

La causa más habitual para la ruptura de clavícula son las caídas. En general, puede deberse a que al caer apoyamos la mano en el suelo y del impacto afecta a la clavícula o bien porque caemos directamente encima del hombro o nos golpeamos la propia clavícula.

Esta ruptura se puede dar en tres partes distintas de la clavícula. En general, la lesión más habitual es en la tercera media, hacia la mitad de la clavícula. El siguiente caso más habitual es el de romper en la tercera distal, lo que significaría que la ruptura se da hacía el final de la clavícula donde conecta con el hombro. Por último, la ruptura en la tercera proximal medial - donde la clavícula conecta con el esternón - se da en menos ocasiones.

Qué sentimos cuando nos rompemos la clavícula

X Ray 1884888 1280

Entre los síntomas que nos pueden hacer sospechar de una fractura de clavícula el primero es el dolor, pudiendo llegar a ser muy intenso. Además de esto, podemos observar que el hombro parece caído, hacía abajo y hacía adelante y puede aparecer un bulto en la zona donde se ha roto el hueso. En los casos más graves, el hueso puede llegar a atravesar la piel.

Se puede observar hinchazón en la zona de la lesión, además de incapacidad para mover o levantar el brazo. Es posible también que junto con debilidad en el brazo sintamos cierto hormigueo.

Qué tratamiento tiene la fractura

El tratamiento de las fracturas de clavícula dependerá de la gravedad de la lesión que hayamos sufrido además del tipo de fractura. En los casos menos graves se podría utilizar un tratamiento conservador y en los más graves hacer uso de la cirugía.

Tratamiento sin cirugía

En el caso de no necesitar cirugía lo más probable es que el médico decida colocar una férula o un cabestrillo de modo que se inmovilice el brazo y se evite mayores daños. Dependiendo de la gravedad de la lesión puede tardar en curar de entre 6 a 12 semanas aproximadamente.

Además, para el control del dolor y de la inflamación el médico nos recomendará algún tipo de analgésico o el uso del hielo para reducir el dolor que sentimos e incluso la hinchazón.

Tratamiento con cirugía

Rawpixel 666932 Unsplash

En los casos en los que la factura es grave debido a que el hueso se ha roto en varias partes o está muy desplazada - o cuando el hueso llegó a atravesar la piel - es posible que sea necesario hacer uso de la cirugía. En muchos casos esta cirugía implica la colocación placas o de tornillos de modo que ayude al hueso a mantenerse en la posición adecuada.

El tiempo de recuperación puede depender de la gravedad de cada caso y si ha requerido cirugía o no. En general, el tiempo se encuentra en 6 y 12 semanas aproximadamente. En algunos casos el medico puede recomendarnos seguir un plan de rehabilitación por lo que es posible que necesitemos acudir al fisioterapeuta.

Qué podemos esperar después de la fractura de clavícula

Yomex Owo 692981 Unsplash

Lo principal es que no debemos volver a nuestra actividad deportiva antes de habernos recuperado por completo de nuestra lesión. En cualquier caso, se trata de una lesión que, salvo complicaciones, se cura bien y no tiende a dejar secuelas. Lo que debemos hacer es cumplir con el tratamiento adecuado marcado por nuestro médico y llevar a cabo la rehabilitación adecuada.

Imágenes | Unsplash, Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio