Publicidad

Guía para principiantes (XXXII): Elevación de talones sentado con barra

Guía para principiantes (XXXII): Elevación de talones sentado con barra
2 comentarios

Publicidad

Publicidad


Para los que quieren lograr un buen desarrollo de los músculos de la pierna y fortaleza en el tren inferior hoy incluimos en nuestra guía para principiantes un ejercicio que solicita el sóleo, un músculo poco conocido de la parte posterior e inferior de la pierna, se trata de la elevación de talones sentado con barra.

Técnica de ejecución de la elevación de talones sentado con barra.

Para comenzar este movimiento debemos sentarnos en una silla o banco y colocar la punta de los pies sobre una cuña para poder subir y bajar los talones. Las piernas flexionadas a 90 grados y sobre el muslo, colocamos una toalla para apoyar sobre ésta una barra de peso. Sujetando la barra para que no se movilice con el movimiento de las piernas comenzamos inspirando y elevando los talones mediante la flexión de la planta del pie.

Espiramos y descendemos los talones lo más posible sin despegar la punta de los pies de la cuña y volvemos a repetir.

Este ejercicio también puede ser ejecutado en máquina específica, lo cual permite trabajar con cargas mayores.

Músculos trabajados con la elevación de talones sentado con barra

La elevación de talones sentado, al flexionar las rodillas, relaja el gemelo y por eso este músculo participa pero poco en la elevación de los talones y en este caso, la mayor parte del trabajo la realiza el sóleo.

El sóleo es un músculo que no debemos olvidar trabajar si queremos evitar descompensaciones en el tren inferior y prevenir así, tendinitis u otro tipo de lesiones. Este músculo permite elevar el talón y extender el pie por lo que su fortaleza es ideal para una correcta marcha y carrera.

musculoss

Además, el sóleo forma parte de las llamadas pantorrillas que todos queremos lucir fuertes y voluminosas.

Consejos y errores frecuentes al realizar elevación de talones sentado con barra

  • Realizar movimientos bruscos: si subimos con impulso los talones y dejamos caer los mismos durante la fase negativa del movimiento, no sólo restaremos eficacia al ejercicio sino también, podemos lesionarnos.
  • Hipreflexionar la rodilla: para no sobrecargar esta articulación, la rodilla debe estar flexionada de manera tal que las piernas formen un ángulo de 90 grados.


Imagen | Wikimedia y Libro “Guía de los Movimientos de Musculación” por Frederic Delavier
Video | P4Pespanol

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir