Compartir
Publicidad

La forma cómo realicemos el ejercicio influirá en su mejor aprovechamiento

La forma cómo realicemos el ejercicio influirá en su mejor aprovechamiento
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguro que muchos de nosotros a la hora de entrenar tenemos claro que cualquier ejercicio, independientemente de la manera cómo lo ejecutemos, tiene el mismo efecto en nuestros músculos. Nosotros en este post queremos desmentir esa teoría, ya que existen sencillas variaciones que a la larga pueden acabar por traer consigo mayores beneficios.

Es cierto que la maquinaria que activamos al trabajar un grupo muscular con determinado ejercicio siempre es la misma, pero la forma de hacerlo y la intensidad que vamos a concentrar en esta zona dependerá mucho de las técnicas a la hora de ejecutar ese movimiento. Por ello es importante tomar nota.

La velocidad de ejecución

Vamos a partir de la velocidad de ejecución del ejercicio. Aunque parece una cosa tonta, no lo es. No es lo mismo realizar un movimiento rápido que uno lento, ya que con el rápido la concentración de la tensión en los músculos es menor que al realizarlo más lento. Ejecutar los movimientos lentamente, sobre todo en la fase negativa o vuelta al inicio, es una de las mejores maneras de sacarle más partido a un movimiento.

Realizar el movimiento correctamente

Realizar el movimiento completo es fundamental para trabajar a todos los músculos que componen esa zona. De nada sirve levantar hasta la mitad o bajar una cuarta parte, ya que no estaremos haciendo bien el recorrido ni entrenando como es debido. Si no podemos por cuestiones de carga realizar todo el movimiento, lo mejor es disminuir el peso y ejecutar el movimiento completo.

Istock 000019834472 Small

Evitar el bamboleo del cuerpo

El impulso que nos damos con el cuerpo al realizar sobre todo ejercicios con peso libre y sin apoyarnos en ninguna parte es un inconveniente a la hora d progresar. Realmente nos estaremos engañando a nosotros mismos, pues no estamos levantando la carga con la parte trabajada, sino que están interviniendo otras que podemos llegar hasta a dañar, como son la zona lumbar o cervical. Por ello lo mejor es disminuir también la carga y evitar los bamboleos del cuerpo.

Escapar de la rigidez articular

Evitar la rigidez articular a la hora de ejecutar cualquier ejercicio. Los movimientos deben ser naturales, es decir, lo más cómodos posible para nuestro cuerpo. Pero cuando decimos cómodo no queremos decir con poca carga, no, si no que las articulaciones se muevan con normalidad y no sintamos que nos estamos forzando. De este modo ejecutaremos movimientos más limpios y eficaces. Para ello os recomendaremos ejercicios con pesos libres como mancuernas, kettlebell, TRX, poleas…

Es muy sencillo que empecemos a poner estas fáciles estrategias es marcha, ya que de este modo conseguiremos hacer que los entrenamientos nos sean mucho más efectivos y que veamos resultados mucho antes y de una mejor manera, pues estaremos trabajando los músculos como se merecen.

Imagen | IstockPhoto Imagen 2 | IstockPhoto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio