Compartir
Publicidad
Publicidad

Pajaritos, un ejercicio para trabajar el hombro al completo

Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Si nos hablan del redondo mayor seguro que no sabemos muy bien a que se están refiriendo, y es que se trata de uno de los músculos que se encuentra en la escápula del hombro, en la zona de la espalda. Es muy pequeño, pero importante a la hora de conseguir un manguito rotador fuerte. Por este motivo es importa te que lo trabajemos como es debido, y por ello debemos realizar los conocidos como pajaritos, aunque es importante que los realicemos de la forma más adecuada para incidir directamente en este músculo.

Por norma general cuando entrenamos solemos utilizar cargas elevadas debido a que en la mayoría de los casos tocamos grupos musculares grandes y fuertes. En este caso ocurre todo lo contrario, ya que el redondo mayor es un músculo muy pequeño que debemos mimar para evitar dañarlo. La manera de conseguir esto es ejecutando un ejercicio que todos conocemos, los pajaritos, pero de forma correcta.

Cuando nos referimos a forma correcta queremos decir de manera adecuada para no dañar este músculo. Seguro que los pajaritos los sabemos hacer todos, pero hay muy poco gente que los haga bien, ya que la mayoría solemos cargarnos con demasiado peso, adoptar posturas inadecuadas, elegir un lugar poco apropiado para su realización…Para acabar con esto vamos a comenzar eligiendo el sitio idóneo para la realización de los mismos. Los ejecutaremos apoyados en un banco inclinado cuarenta y cinco grados y mirando hacia el suelo. De esta manera conseguiremos aislar al máximo la parte de la escápula del hombro e incidiremos en el redondo mayor. Durante todo el ejercicio es importante no despegar el pecho del banco y mantener la espalda recta sin elevar el trasero ni hacer fuerza con el cuello hacia arriba. Si hacemos algo de esto es que estamos utilizando demasiado peso y necesitamos que otros músculos nos apoyen.

A la hora de elevar el peso es necesario que tengamos en cuenta que debe ser el músculo trabajado el que lo eleve. Al encontrarse en una zona un tanto aislada es necesario que sigamos un recorrido perfecto a lo largo de todo el ejercicio. Para conseguirlo es importante que mantengamos los brazos estirados y ligeramente doblados por el codo con las palmas de las manos mirando hacia el suelo mientras agarramos las mancuernas. De este modo debemos mantener los brazos paralelos a los hombros consiguiendo que cuando los elevemos sigan una trayectoria recta en ese eje moviendo únicamente el hombro, que es la parte que nos servirá de medio para incidir sobre el músculo trabajado. Es importante realizar el ejercicio lentamente, concentrando al máximo en la parte trabajada, evitando desviarnos del eje limitado entre el hombro y el brazo. Si respetamos esto lograremos entrenar sin riesgo de hacernos daño.

Video | Youtube/ entrenadoronline

En Vitonica | Consejos para incidir en todas las partes que conforman el hombro a la hora de entrenarlo
En Vitonica | Algunos puntos a tener en cuenta para entrenar bien el hombro
En Vitonica | Ejercicios para fortalecer el hombro (III): orden de los ejercicios

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos