Compartir
Publicidad

Pilates en suspensión: un paso más allá

0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En anteriores posts hemos hablado de las distintas variantes de Pilates según las diferentes escuelas, o de su aplicación al mundo de la danza. Hoy os traigo una nueva posibilidad que yo misma practico: Pilates en suspensión.

Las posibilidades que nos brindan los sistemas de entrenamiento en suspensión como el TRX son infinitas, y más aún cuando las combinamos con otras disciplinas como el Pilates. Si queréis dar un giro a vuestro entrenamiento y hacerlo aún más intenso, probad el Pilates en suspensión.

En otras ocasiones ya hemos dicho que el Pilates es un método de entrenamiento muy intenso y exigente. Dos de los cinco pilares en los que se basa es el control corporal y el trabajo desde el core o Powerhouse: ambos se encuentran presentes también en la técnica de entrenamiento en suspensión. Que las dos disciplinas unieran fuerzas para trabajar juntas era sólo cuestión de tiempo.

¿Qué supone trabajar con el método Pilates en suspensión? ¿Es más fácil? ¿Es más difícil? ¿Supone mucha diferencia? Todas esas preguntas me las planteé al empezar a entrenar, al principio con un poco de miedo, no os voy a mentir.

El trabajo de Pilates combinado con TRX supondrá una mayor dificultad y un mayor trabajo abdominal y de estabilización, siempre y cuando tengamos en suspensión al menos uno de los apoyos de nuestro cuerpo. Es decir: a menos apoyos, mayor dificultad del ejercicio.

Utilizando un ejemplo del vídeo: el primer ejercicio que realiza la instructora (shoulder bridge) en Pilates tradicional se realiza con los dos pies apoyados en el suelo. Así, practicarlo con un pie suspendido nos genera inestabilidad que debemos compensar con trabajo del core. Resultado: es más difícil.

Sin embargo, el TRX puede también servirnos como punto de apoyo para facilitar los ejercicios. En la segunda parte del segundo ejercicio, cuando eleva a la vez las piernas y el tren superior (cuando hace la V), está apoyando parte de su peso en los agarres del TRX, lo cual le otorga una mayor estabilidad que si lo hiciera sin apoyos.

Mención especial merece el control de la respiración y la concentración necesarios a la hora de realizar los ejercicios de Pilates en suspensión. Como veis, la aplicación de los cinco principios de Pilates se maximiza al combinarlo con la inestabilidad.

Lo que sí nos ofrece este sistema de entrenamiento combinado es una mayor variedad de ejercicios, al poder unir una técnica de trabajo como el Pilates con un instrumento innovador como el TRX o cualquier sistema de entrenamiento en suspensión. La creatividad que puede desarrollar un instructor de Pilates en suspensión es algo a tener muy en cuenta a la hora de escoger este tipo de entrenamiento.

Personalmente, si ya habéis probado el método Pilates, os recomiendo que os atreváis con Pilates en suspensión. Al principio puede resultar bastante duro, ya que se necesita una sección media bien entrenada para llevar a cabo los ejercicios, pero con tiempo, dedicación y paciencia podréis obtener muchos beneficios.

¿Habéis probado el Pilates en suspensión? ¿Qué os ha parecido?

Vídeo | Página oficial TRX En Vitónica | Cinco beneficios del Pilates En Vitónica | Pilates y pérdida de grasa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio