Compartir
Publicidad

Beber agua muy fría durante el ejercico es malo. ¿Mito o verdad?

Beber agua muy fría durante el ejercico es malo. ¿Mito o verdad?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde siempre hemos escuchado diferentes versiones en lo que al agua se refiere. Que si no es bueno tomarla mientras corremos, que si tomar agua antes de entrenar nos hará rendir más… Nosotros en esta ocasión nos vamos a detener en una afirmación que dice que beber agua muy fría después de hacer deporte no es nada bueno.

Seguro que para muchas personas se trata simplemente de un mito. En parte lo es, ya que no siempre el riesgo de que nos haga daño está presente, pero por otro lado puede afectarnos. Por este motivo nosotros vamos a analizar de qué manera puede afectarnos la ingesta de agua muy fría después de hacer deporte.

El agua es fundamental en el deporte, ya que es la base de una correcta hidratación y es un aliado perfecto a la hora de reponer sales minerales que perdemos con el sudor. Pero es necesario saber cómo usarlo. Siempre hemos dicho que es mejor consumirlo a temperatura ambiente, ya que el organismo lo asimila más rápido y mejor, y en pequeños y constantes sorbos, para garantizar una perfecta hidratación.

Hidrocución

Pero en torno al agua fría siempre se ha dicho que beberlo de golpe puede producir una parada cardiaca. En cierto modo se trata de un mito, ya que las cosas no son así, pero por otro lado puede suceder. Concretamente este efecto se conoce como hidrocución o popularmente corte de digestión. Se produce porque el agua fría al entrar en contacto con el cuerpo que está caliente, produce un reflejo cardiaco que puede producir una alteración del ritmo cardiaco haciendo que disminuyan las pulsaciones y hasta pueda llegar a producirse una parada cardiaca.

Es cierto que este reflejo se produce cuando sumergimos el cuerpo en agua muy fría, ya que es más fácil que suceda cuando el cambio de temperatura es a nivel de casi toda la totalidad del cuerpo. Por beber agua muy fría no es tan fácil que se produzca, pero existen casos de personas que se han visto afectadas por la ingesta de agua muy fría después de hacer ejercicio.

467015387.jpg

Hiponatremia

Otra de las cosas que nos puede pasar al beber demasiada agua fría tras hacer deporte es que solamente repongamos líquidos y no sales minerales. Esto es lo que se conoce como hiponatremia. Al hacer deporte perdemos a través del sudor agua junto a sales minerales. Al hacer deporte la sensación de sed aumenta, ya que el organismo necesita reponer líquidos, pero también sales minerales.

Nosotros a veces cuando hacemos deporte comentemos el error de consumir únicamente agua fría sin llegar a reponer las sales minerales perdidas. Esto produce un desajuste en los niveles minerales del organismo. Sobre todo el sodio suele ser uno de los minerales que se queda más bajo, ya que el agua apenas contiene. Esto puede llegar a producir mareos, vómitos, calambres, aletargamiento…

Esta sensación puede hacer parecer que el causante es el agua fría ingerida, y en cierto modo lo es, pero no por su temperatura, sino por su falta de carga mineral. En un ejercicio intenso es mejor echar mano de bebidas isotónicas ricas en minerales, que nos ayudarán a reponer lo que estamos perdiendo.

Es cierto que entorno al agua existen muchos mitos, y el agua fría no iba a ser menos, pero en este caso estamos ante mitos a medias, y es que es recomendable que después del ejercicio y durante consumamos agua del tiempo en vez de agua muy fría.

Imagen | ThinkStock Imagen 2 | ThinkStock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio