Compartir
Publicidad
Publicidad

¡Cuidado con el mp3!

¡Cuidado con el mp3!
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los mp3 cada vez se han puesto más de moda entre todos nosotros, y no es que sea solamente un producto utilizado por los adolescentes y los jóvenes como en un principio se pensaba, sino que todo el mundo escucha música en estos reproductores. Una moda que es necesario no pasar por alto.

Cuando caminamos por la calle nos encontramos con gente que va escuchando música con sus auriculares personales. Sí que es cierto que es una distracción divertida que nos acompaña en cada momento y nos hace más llevadera la jornada. Aunque detrás de esta diversión se puede esconder un problema que a la larga se agravará desarrollando importantes problemas de audición.

Desde hace muchos años las autoridades sanitarias han dado la voz de alarma sobre este tema, pero parece que no nos hemos concienciado del problema que supone escuchar la música demasiado alta y seguimos utilizando el mp3 a todo volumen sin calcular los problemas que esto puede acarrearnos, y es que nuestros tímpanos se pueden ver seriamente dañados por el exceso de ruido.

Uno de los últimos estudios que avalan esta afirmación ha sido el que ha llevado a cabo la Comunidad Europea que estipula que a partir de los 80 decibelios de sonido estamos maltratando al oído y corremos serio peligro de dañarlo. Si sobrepasamos estos niveles el deterioro de la audición es progresivo, pero si alcanzamos los 120 o 130 decibelios las lesiones auditivas son irremediables.

Aunque en la pérdida de audición también interviene el tiempo de exposición a sonidos demasiado elevados, y es que la gente que habitualmente escucha el mp3 a volumen máximo tiene mucho más riesgo que los que lo escuchan una vez a la semana o incluso menos. Por eso es importante controlar estas variables y tener en cuenta el volumen de nuestro aparato cuando nos lo llevemos a las orejas.

Pero el problema de los mp3 no sólo se queda ahí, sino que una exposición prolongada a sonidos altos puede producirnos otros trastornos como estrés y agitación, así como dolores de cabeza y malestar, ya que la música influye en nuestro estado de ánimo, y más si la escuchamos aislados del resto del entorno, pues cuando tenemos el volumen muy alto solamente escuchamos lo que reproduce nuestro mp3.

A pesar de todo, los fabricantes de estos aparatos siguen sacando al mercado productos que tienen más potencia que la considerada peligrosa por la Unión Europea. Así que en nuestra mano está controlar esto, y es que no debemos subir demasiado el volumen si queremos conservar un oído en perfectas condiciones y no acelerar un proceso que en la mayoría de los casos se produce con la edad.

Imagen | Flickr

En Vitonica | La obesidad también podría dejarnos sordos En Vitonica | Speedo Aquabeat: otro MP3 acuático

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos