Publicidad

Geles de hidroalcohol caseros frente al coronavirus: ¿qué dice la la OMS al respecto?
Prevención

Geles de hidroalcohol caseros frente al coronavirus: ¿qué dice la la OMS al respecto?

Publicidad

Publicidad

En pleno frenesí del coronavirus están desapareciendo mascarillas y geles de todos los suministradores. Ante el panorama, Internet se está llenando de instrucciones para hacer tu propio gel hidroalcohólico casero.

Pero no es oro todo lo que reluce. No vale cualquier cosa, ni cualquier tipo de gel. A pesar de ello, muchos y muchas "influencers" están haciendo el agosto casi sin quererlo gracias al ansia informativa que esta sociedad está demostrando ante el COVID-19.

Tu propio gel casero: hazle caso a la OMS

La mejor manera de mantener una buena protección contra los virus es, en realidad, con una buena higiene. Lavarse las manos adecuadamente y con jabón es más que suficiente. En ocasiones, no disponemos de agua y jabón. Es entonces cuando un gel hidroalcohólico, también conocidos como geles secos, pueden hacer un papel tremendamente útil. ¿Y si no quedan en nuestra farmacia o supermercado locales? Ante este problema, y como medida de contención, la OMS ha explicado cómo debe hacerse de manera local.

Hacer un gel hidroalcohólico es relativamente sencillo y eficaz si lo hacemos bien. Para ello, siguiendo las pautas de la OMS (cuyas recomendaciones no surgen a partir del coronavirus, sino que son de carácter general), necesitamos etanol, glicerol y agua oxigenada; o alcohol isopropílico, glicerol y agua oxigenada. En estas dos formulaciones, el glicerol tiene una función de hidratante y de soporte.

El agua oxigenada se emplea para desactivar las esporas de las bacterias en el momento de la formulación. El agente activo principal es el alcohol, el cual elimina los virus. Para hacer una preparación de 10 litros hay que usar las siguientes cantidades y concentraciones:

Formulación 1

  • Etanol al 96%: 8333 ml
  • Peróxido de hidrógeno al 3%: 417 ml
  • Glicerol al 98%: 145 ml

Formulación 2

  • Alcohol isopropílico al 99.8%: 7515 ml
  • Peróxido de hidrógeno al 3%: 417 ml
  • Glicerol al 98%: 145 ml

El proceso es sencillo: se añade el alcohol y, con cuidado, el agua oxigenada. Tras esto, hay que añadir el glicerol (que es bastante viscoso y mancha, aunque se va con agua). La mezcla hay que rellenarla con agua destilada esterilizada (se puede conseguir hirviéndola y dejándola enfriar). Se agita para mezclar bien y ya está. Hay que tener en cuenta que, en todo momento, el alcohol tiende a evaporarse muy rápidamente, así que hay que mantener las mezclas tapadas.

Photo 1570194065650 821cfb9b44a1

También es imprescindible entender que hay que mantener la mezcla todo lo estéril que se pueda, esto es, usar elementos limpios, llevar cuidado con no contaminarla y utilizando productos adecuados. No tiene sentido ninguno utilizar un gel supuestamente capaz de eliminar el coronavirus pero lleno de esporas de algún hongo resistente.

Lo mejor es que no hagas tu propio gel

Dicho lo anterior, hay que dejar clarísimo que las recomendaciones de la OMS están destinadas solo a los productores locales y no a hacer tu propio gel casero. ¿Por qué razón? Existen varias, de hecho. La primera y más importante es que en la elaboración existen algunos productos moderadamente peligrosos.

El alcohol al 96% es altamente inflamable y tiende a evaporar. El glicerol también es inflamable, untuoso y mancha mucho. Aunque por las cantidades no tiene que suponer ningún peligro, la combinación de hechos (como la temperatura, o colocar alguno de los productos cerca del fuego, etc.) puede darnos un buen susto.

Photo 1556229167 7ed11195e641 1

La segunda, más técnica pero no menos importante, es las condiciones de esterilidad de las que hablábamos. De nada sirve un gel hidroalcohólico que en vez de limpiar ensucia más. Muchos microorganismos conviven a nuestro alrededor. Las esporas de hongos y bacterias son especialmente resistentes y pueden conllevar una infección.

Las mezclas realizadas de forma casera no aseguran que las condiciones sean estériles y limpias. Podríamos estar siguiendo un meticuloso protocolo, en casa, y tener un gel hidroalcohólico contaminado sin saberlo. Solo un laboratorio (casero o profesional) puede asegurar dichas condiciones de limpieza. Además, una empresa hace que sus productos mantengan un estricto control de calidad. Esto también significa que se aseguran de que funcionen.

Si ocurre algo, estos productos comerciales tienen un servicio de asistencia y una trazabilidad que un producto hecho en casa no tiene. Aunque los geles hidroalcohólicos son relativamente inocuos, incluso en el peor de los casos, siempre queda abierta una puerta al riesgo de que sea peor el remedio que la enfermedad. Existe una gran producción de gel y son bastante baratos, así que ¿por qué hacer el tuyo propio?

No te fíes de las "recetas caseras"

La finalidad de un gel hidroalcohólico es, únicamente, eliminar los patógenos de las manos cuando no podemos emplear agua y jabón (o como complemento). No tiene ningún sentido añadirle más parafernalia. Es decir, por supuesto que se puede emplear algún aceite esencial, perfumes y algún añadido, pero no son necesarios.

Salirse de la formulación descrita arriba, y recomendada por la OMS, es hacer un mejunje inútil. Los estudios han comprobado que la higiene con geles hidroalcohólicos funciona con aquellos cuya composición alcohólica es del 60% o más. Si no cumplimos con esa premisa, probablemente tengamos un bálsamo que, además, puede servir de criadero de bacterias.

Perder alcohol en una mezcla casera, como decíamos, es relativamente fácil, ya que se evapora muy rápido. Las casas comerciales emplean técnicas especiales para maximizar su duración. Por otro lado, no debemos fiarnos de aportaciones propias al estilo "aloe vera" y otras sustancias supuestamente beneficiosas.

Estas podrían reaccionar o contrarrestar el poder viricida del alcohol y, recordemos, un gel hidroalcohólico tiene la función de matar patógenos. Si queremos hacer una crema casera, adelante, pero no juguemos con la higiene. Lo mejor es, en este caso, fiarnos de productos profesionales y no poner nuestra salud en peligro por ahorrarnos un poco de dinero.

En Vitónica | Spray y geles contra el coronavirus: ¿son efectivos para evitar el contagio?

Imágenes | Unsplash

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios