Compartir
Publicidad

Personas mayores: prevención de caídas mediante ejercicio físico.

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se que os gustan los temas sobre salud, nutrición, entrenamiento y demás: Me encanta que la comunidad de vitónica tiene intereses múltiples relacionados con la salud. Yo, por trabajar con personas mayores, tengo debilidad por tratar esta temática, por eso quiero hablar de prevención de caídas en las personas mayores gracias al ejercicio físico.

La prevención de caídas en personas mayores para un libro entero entero. Sin pretender ser un texto muy exhaustivo, quiero resaltar unos grandes beneficios que aporta una vida saludable con hábitos de ejercicio en cuanto a reducir las consecuencias de las caídas de personas mayores. Tal vez podamos así motivar a nuestros mayores a mantenerse activos y explicarles la importancia del ejercicio para mejorar su calidad de vida.

Reducir el número de caídas gracias al ejercicio físico.

El ejercicio físico consigue mejorar aspectos tanto físicos como mentales en las personas mayores. Cuando hablamos de ejercicio nos referimos a todo tipo de ejercicios con una intensidad adaptada a la persona. No nos referimos a "camine usted" o "vaya a jugar al parque con los nietos", que está muy bien, sino a ejercicio que sea de cierta intensidad (según la persona) y que busque unos objetivos de mejora de la condición física.

Hay que dejar de tener miedo por que las personas mayores hagan ejercicio. El ejercicio les beneficia, incluso si son frágiles, y les da más capacidades y autonomía, además de prevenir y aliviar muchas patologías.

No hay que tener miedo a que realicen programas de fuerza, equilibrio, coordinación, resistencia... Por supuesto, guiados por profesionales preparados para trabajar con esta población.

Una persona mayor ágil y fuerte, además del componente socialmente integrador del ejercicio, tiene menos riesgo de sufrir caídas, pues su equilibrio y sus capacidades físicas y de respuesta le harán evitar los riesgos en la mayoría de los casos.

Minimizar las consecuencias después de una caída.

Una persona mayor entrenada tendrá más agilidad, coordinación y equilibrio que le hará tropezar menos, o ser capaz de responder a un tropiezo con reacciones de equilibrio que eviten una caída. Una persona frágil, débil, con cualquier pequeño desequilibrio caerá y se puede dañar.

Además, una persona mayor deportista, en caso de sufrir una caída, tiene más masa muscular, y probablemente unos huesos más densos y resistentes, que absorberán mejor el golpe con consecuencias más leves que si se trata de un anciano frágil.

Ser capaz de levantarse después de una caída.

Situación terrorífica pero, por desgracia, que se repite en muchos hogares: persona mayor que vive sola, sufre un tropiezo en casa, cae, se lesiona, y pasan horas hasta que puede ser socorrida, pues no puede levantarse o avisar. Poder levantarse del suelo después de una caída es una habilidad que garantiza una mejora en la calidad de vida y la supervivencia de la persona.

Muchos mayores, incluso los que hacen ejercicio con regularidad, tedrnán miedo si les pedimos que hagan ejercicios en el suelo, tumbados en una colchoneta, pues piensan que va a ser muy difícil (o casi imposible) poder levantarse después. Sin embargo, precisamente entrenar con los mayores el levantarse del suelo es un ejercicio que mejora su calidad de vida.

En el vídeo superior aparecen detallados los pasos para levantarse del suelo: partiendo de la persona tumbada boca arriba (lo podemos ensayar en una colchoneta), le enseñamos a que estire un brazo, situándolo separado del cuerpo para que sirva de apoyo, y doble la rodilla contraria, apoyando el pie. Utilizará ese pie para impulsarse y girar.

Así, poco a poco, girará, para apoyar los brazos y tratar de buscar un punto de apoyo fijo (mesa, silla...) para levantarse. Esta secuencia se puede entrenar colocando a la persona como digo tumbada en una colchoneta, para luego ir poco a poco trabajando los diferentes pasos. Requiere, eso sí, una condición física previa (fuerza, agilidad, movilidad articular...) por lo que se recomienda un entrenamiento previo progresivo antes de entrenar tumbado en el suelo.

Las caídas en los mayores pueden tener consecuencias catastróficas, y se pueden prevenir desde ya con unos hábitos saludables (alimentación, descanso y ejercicio), siendo el ejercicio un pilar básico de bienestar e independencia funcional a todas las edades ¿Os animáis a ayudar a vuestros mayores a mejorar su autonomía gracias al ejercicio?

Vídeo | Canal de Youtube de El Blog de Rosa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos