Compartir
Publicidad
Cambios drásticos del cine: Matthew McConaughey (I)
Vitónica

Cambios drásticos del cine: Matthew McConaughey (I)

Publicidad
Publicidad

Hoy comenzamos nueva serie en Vitónica sobre los mayores cambios drásticos del cine, y el primero viene de la mano de Matthew McConaughey, actor estadounidense que nos tiene acostumbrados a lucir como personaje sexy y atlético, pero que dejó de lado su rol, para dar vida a un personaje, totalmente diferente, al que no nos tenía acostumbrados.

Hoy os contamos como Matthew McConaughey bajó 23 kilos para su película, llevando a cabo una de las transformaciones más sorprendentes de la gran pantalla para su papel en "Dallas Buyers Club". ¿Cómo lo hizo?

Para su interpretación de Ron Woodroof, vaquero drogadicto y homofóbico, de 36 años que es diagnosticado con sida terminal en la película Dallas Buyers Club, el texano Matthew McConaughey tuvo que bajar más de 20 kilos para encarnar al personaje, en una caracterización que le valió ser el ganador al Oscar como Mejor Actor.

El actor contaba con un plazo máximo de cuatro meses para conseguir reencarnar físicamente la figura del demacrado vaquero, y todo ello no hubiera sido posible, sin una dieta que él mismo desveló en qué consistía.

Su dieta

"Hablé con dos nutricionistas e hice mi propia investigación sobre qué hacer y qué no hacer. Luego me comprometí con la meta. Tuve el apoyo de mi familia y de mi esposa para ello, así que dejé de ir a mi parrilla favorita. Ya cuando terminé la película comí mi hamburguesa de queso favorita”, bromeó el actor, quien confiesa que no lo pasó del todo bien mientras luchaba contra el cambio drástico.

"No voy a mentir, la dieta fue extrema. Tomaba una Diet Coke, dos claras de huevo a la mañana, una porción de pollo, otra Diet Coke. Fue durísimo, siempre estaba hambriento y muy irritable" comentaba el actor.

Normal Dallasbuyersbr 0117

"Mi cuerpo era como un pichón de pájaro pidiéndome todo el tiempo que lo alimente y yo sabía que no iba a hacerlo. Es difícil”, confesó el actor en declaraciones exclusivas para el The Huffington Post.

Para el comienzo de las grabaciones el actor estadounidense había estado bajando peso al ritmo de 1,5kg a la semana. Para el final de las grabaciones, que se efectuaron en un tiempo récord de 27 días, el actor pesaba apenas 62 kilos.

"Lo que encontré fue un budín de harina de mandioca y lo comía con la cuchara más pequeña que encontré en Nueva Orleans, así duraba más tiempo. Podía estar comiéndolo por más de una hora", aseguró.

La única recompensa que se permitía a lo largo de día el atlético McConaughey, quien se convirtió en el gran candidato para hacerse con la estatuilla de la Academia de Hollywood, era una copa de vino por las noches.

Tras el rodaje

Tras el esfuerzo sobrehumano de perder tanto peso, y llegar a posar prácticamente irreconocible, llegó el fin del rodaje y con él la vuelta relativa a la normalidad, porque según el propio Matthew aseguraba, su cuerpo ya estaba acostumbrado a ingerir microcomidas a lo largo del día, así que la vuelta a la rutina se le resistía.

"Conseguí subir 20 kilos. Ganar peso es más difícil que perderlo. Es más divertido también, pero en la primera comida grande que tomas, tu cuerpo te recuerda que estuvo viviendo con poco peso durante mucho tiempo y quiere volver a ese estado. Entonces hay que tomarlo con calma, es una maratón”,

explicaba el actor al periódico Mirror.

Imagen | Matthew McConaughey.net, MatthewMcConaughey.net

Imagen | MatthewMcConaughey.net

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio