Así es como afecta la nutrición a la salud de tu pelo

Así es como afecta la nutrición a la salud de tu pelo
1 Comentario

Aunque parezca mentira, la salud capilar es uno de los métodos más sencillos para saber la salud de una persona. Una persona que tenga un volumen, densidad capilar bajo, es sintomatología de que, o tiene un problema de salud o que no se alimenta correctamente, tiene mucho estrés, etc.

El cabello saludable es el resultado de una combinación de una buena salud generalizada y prácticas de cuidado de la salud conscientes. Muchas deficiencias nutricionales conducen a una mala salud del cabello e incluyen cambios en la estructura, textura y viabilidad del cabello.

Se ha normalizado que si sufres de problemas capilares, lo mejor es ir al médico a que te de unas pastillas con vitaminas y minerales y ya está. Pero realmente hay muchos factores que intervienen en este problema, siendo uno de ellos la alimentación.

Vitaminas

Las vitaminas son uno de los grandes pilares para una buena salud capilar. Entre las vitaminas estudiadas que intervienen en una buena salud capilar están la niacina, vitamina que está en la leche, huevos, cereales integrales...; vitamina D, que como hemos comentado muchas veces, es una vitamina muy disponible si tomamos el Sol un poco todos los días; vitamina A, que es un grupo de compuestos que incluyen retinol, retinal, ácido retinoico y carotenoides provitamina A (importante comentar que no se ha visto que la deficiencia afecte, pero sí el consumo excesivo); vitamina E, que es un potente antioxidante que está en cereales, frutos secos, hortalizas de hoja verde, etc.; ácido fólico, que se encuentra en las verduras de hoja verde y muchos alimentos están fortificados con ácido fólico, lo que hace que la deficiencia sea poco común.

k

Minerales

Dentro de los minerales más estudiados en relación a la salud capilar nos encontramos con el hierro, la deficiencia nutricional más común del mundo y es una causa bien conocida de pérdida de cabello y se encuentra en alimentos de origen animal y legumbres; zinc, un mineral esencial requerido por cientos de enzimas y múltiples factores de transcripción que regulan la expresión génica y se encuentra en la carne, huevos, ostras o pipas de calabaza; selenio, un oligoelemento esencial que desempeña un papel en la protección contra el daño oxidativo, así como en la morfogénesis del folículo piloso y que podemos encontrarlo en hortalizas, ajos o champiñones.

k

Ácidos grasos

La deficiencia de los ácidos grasos esenciales poliinsaturados ácido linoleico (un ácido graso omega-6) y ácido alfa-linolénico (un ácido graso omega-3) es una causa muy común.

Los alimentos ricos en omega-6 y omega-3 son los frutos secos, semillas como el lino o la chía y pescados azules.

En Vitónica | Nueve hábitos de vida saludables que te ayudan a perder peso

En Vitónica | Siete hábitos saludables que la OMS recomienda que incorpores a tu vida

Imágenes | iStock, Unsplash

Temas
Inicio