Compartir
Publicidad
Así se utilizan las bolas chinas para entrenar tu suelo pélvico (con vídeo explicativo)
Wellness

Así se utilizan las bolas chinas para entrenar tu suelo pélvico (con vídeo explicativo)

Publicidad
Publicidad

Seguro que has oído hablar de ellas pero quizás no sabes para qué sirven o cómo funcionan. Sea como fuere, las bolas chinas, bolas vaginales o bolas Ben Wa son uno de los accesorios más útiles que podemos usar para trabajar la musculatura de nuestro suelo pélvico, tanto nuestra fuerza como nuestro tono, con distintos tipos de entrenamientos.

Entre los beneficios de utilizar de forma regular las bolas chinas podemos encontrar el de evitar o mejorar la incontinencia urinaria, tener un parto más sencillo o mejorar nuestra vida sexual, consiguiendo orgasmos más intensos y duraderos. Te explicamos cómo funcionan las bolas chinas y cómo elegir las mejores para ti. ¡Dentro vídeo!

Cómo funcionan las bolas chinas

El mecanismo de las bolas chinas es muy sencillo, mucho más que el de otros ejercitadores del suelo pélvico que os hemos enseñado con anterioridad. Simplemente se trata de una esfera que tiene una bolita más pequeñas en su interior: con el movimiento, la bolita interior choca contra las paredes de la esfera exterior, produciendo vibraciones. Estas vibraciones, cuando tenemos las bolas colocadas en nuestro interior, provocan contracciones involuntarias en la musculatura de nuestro suelo pélvico.

La parte más importante de esta explicación es el movimiento: tenemos que mantenernos activas mientras tengamos las bolas en nuestro interior, ya que sin este movimiento de nuestro cuerpo no hay golpeo entre las paredes de las esferas, no hay vibraciones y, consecuentemente, no hay contracciones involuntarias del suelo pélvico.

Cómo se usan las bolas chinas para trabajar nuestro suelo pélvico

bolas-chinas-suelo-pelvico

El uso de las bolas chinas es muy sencillo: se colocan en el interior de nuestra vagina del mismo modo que se coloca un tampón. Lo único que tenemos que hacer es, si lo necesitamos, usar un poquito de lubricante de base acuosa (no de base oleosa) y colocar la o las bolas, dependiendo si vamos a usar una o dos, en la vagina, dejando fuera el cordón para facilitar la extracción.

Una vez colocadas en su sitio, tenemos dos posibilidades de entrenamiento:

  • Entrenar el tono muscular: no realizaremos movimientos de forma consciente con nuestro suelo pélvico, sino que simplemente colocamos las bolas chinas y seguimos haciendo nuestra vida normal, siempre y cuando nos mantengamos en movimiento. Podemos salir a pasear, salir a comprar o movernos en casa. Ese movimiento creará las contracciones involuntarias de nuestro suelo pélvico, mejorando así su tono muscular.

  • Entrenar la fuerza: en este caso sí que realizaremos movimientos de forma voluntaria, y lo haremos a través de los ejercicios de Kegel. Lo único que tenemos que hacer es colocar las bolas (que, además, nos ayudarán a localizar la musculatura de nuestro suelo pélvico) y realizar los ejercicios con sus cuatro fases: contraemos, elevamos, mantenemos y relajamos la musculatura de nuestro suelo pélvico.

Cómo elegir y cuidar nuestras bolas chinas

bolas-chinas-suelo-pelvico

Con todas las que hay en el mercado, ¿cuáles son las bolas chinas que mejor me pueden ir? Antes de nada tienes que saber que su uso es totalmente seguro, ya que están fabricadas en silicona de grado médico, lo que las hace hipoalergénicas y seguras.

Toda mujer sana puede usar las bolas chinas para ejercitar su suelo pélvico y hay pocas excepciones para las que no se recomiende su uso: no es recomendable en casos de hipertonía (demasiado tono muscular) o hipotonía (muy poco tono muscular) del suelo pélvico, en cuyo caso habría que acudir a un fisioterapeuta especializado, y tampoco en caso de prolapso. Si estamos embarazadas, si llevamos puesto un tampón o si vamos a tener relaciones sexuales con penetración, tampoco podremos usarlas.

Tenemos que empezar con bolas más ligeras y pequeñas para, una vez que ganemos tono muscular, pasar a otras más grandes y pesadas

Las bolas chinas suelen estar disponibles en distintos tamaños y pesos para que podamos partir de bolas más pequeñas y con pesos más ligeros e ir pasando a otras más pesadas cuando nuestra musculatura del suelo pélvico se vaya tonificando. También podemos encontrar las bolas chinas de una unidad o de varias, y otras con estructura "modular" que nos permiten unir varias.

En cuanto al precio, hay un rango bastante amplio, pero suelen situarse entre los 12 y 25 euros, dependiendo del modelo o de si se trata de una bola sola o de varias. Las que os enseñamos en el vídeo son de Intimina y cuestan 12,50 euros, y de Fun Factory, entre 19,90 y 24,90 euros.

Generalmente se encuentran a la venta en farmacias y parafarmacias y, aunque no se tratan de un juguete sexual per sé (aunque, como hemos dicho, sí que colaboran a la hora de mejorar nuestra vida sexual) también en sex shops.

Imágenes y vídeo | Vitónica en Youtube
En Vitónica | Así funciona Elvie: un gadget que nos ayuda a trabajar nuestro suelo pélvico conectándose con nuestro teléfono
En Vitónica | Cómo el running afecta a nuestro suelo pélvico

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio