Compartir
Publicidad
Manual de uso del desodorante: ¿cuándo te lo tienes que echar y cuál es el mejor?
Wellness

Manual de uso del desodorante: ¿cuándo te lo tienes que echar y cuál es el mejor?

Publicidad
Publicidad

Con el calor del verano todos estamos más preocupados por el sudor y nuestro olor corporal, un tema de conversación en el que nadie querría ser el protagonista.

Por suerte, la cosmética está de nuestra parte, y la higiene y el desodorante pueden ayudarnos a evitar situaciones en cómodas. Para que siempre mantengas el control sobre tu olor corporal, aquí van algunos consejos y datos sobre el desodorante.

El sudor no huele mal

Asociamos el sudor con el mal olor, y no es correcto, porque no es el sudor lo que huele mal, sino las bacterias que viven en nuestras axilas principalmente las que lo producen al desintegrarlo para convertirlo en otros componentes que, estos sí, pueden tener un olor desagradable.

Por este motivo la principal medida para evitar el olor corporal es una higiene correcta que impida que las bacterias, que están presentes en la piel de forma habitual, proliferen y se acumulen, aumentando el mal olor.

El desodorante actúa sobre esas bacterias

Puesto que el olor no proviene directamente del sudor sino de las bacterias, el desodorante actúa sobre estas segundas, gracias a sus agentes antibacterianos.

Sin embargo, el desodorante no actúa sobre la producción de sudor de tu cuerpo. Lo cual nos lleva al siguiente punto.

desodorantes-hombe

Desodorante y antitranspirante no son lo mismo

Aunque los utilicemos casi como sinónimos, ambos nombres se refieren a productos diferentes. Los primeros son aquellos a los que ya nos hemos referido, los que actúan sobre las bacterias responsables del olor.

Los antitranspirantes contienen un ingrediente activo, normalmente sales de aluminio, que al entrar en contacto con la humedad de la superficie de la piel forma un gel que se asienta sobre las glándulas sudoríparas e impide que estas liberen sudor.

¿Es peligroso utilizar alguno de los dos?

No, no lo es. Algunos artículos de internet y mensajes alarmistas relacionan el uso de antitranspirantes (sobre todo) y desodorantes con el riesgo de padecer cáncer de mama. No es cierto, no hay estudios ni evidencias que sugieran que hay un mayor riesgo para la salud (ni este ni cualquiera) por utilizar estos productos.

Los desodorantes y antitranspirantes son unisex

Debido a sus mecanismos de acción, ya explicados, los productos desodorantes o antitranspirantes funcionan exactamente igual en hombres y en mujeres. La diferencia está en las fragancias añadidas, pero eso es más una cuestión de marketing que de eficacia.

Cómo elegir el mejor para ti

En sitios especializados puedes encontrar desodorantes en cremas especialmente indicados para pieles sensibles porque contienen más elementos hidratantes.

Los desodorantes y antitransipirantes vienen en distintos formatos y la elección puede depender de tus necesidades y de las particularidades de tu piel. Por ejemplo, en una axila con bastante vello, un desodorante en espray puede ser la mejor opción ya que no resultará pegajoso, pero mejor evita este formato si te depilas las axilas a menudo, ya que suelen contener alcohol y puede resultar irritante.

En gel o en barra son buenas opciones para evitar las manchas que algunos esprays pueden dejar en la ropa. En sitios especializados puedes encontrar desodorantes en cremas especialmente indicados para pieles sensibles porque contienen más elementos hidratantes.

Es aconsejable no utilizar siempre el mismo desodorante, sino ir cambiando de marca cada pocos meses para evitar que la fórmula pierda eficacia sobre las bacterias de nuestras axilas.

Desodorantes naturales

Existen en el mercado algunos productos para combatir el olor corporal a base de ingredientes naturales como el aceite de coco, el aroma a pepino o a té de jazmín...

En general son menos potentes que los desodorantes, digamos, artificiales, pero pueden servir a aquellas personas que no tengan un olor corporal muy intenso, que no les importe llevarlo encima y aplicarlo con mayor frecuencia o que, simplemente, estén menos preocupados por este problema.

La mejor forma de usarlo

Elegir el producto correcto no tiene mucho efecto si no lo usamos bien. Para empezar, es importante que el desodorante llegue a toda la piel de la zona de la axila, también a la de los recovecos y pliegues, y más allá de vello que tengamos en esa zona. Por eso, si tienes mucho, asegúrate de aplicarlo de forma que llegue correctamente a la piel.

Eso sí, si ves que queda residuo en tu ropa, quizá debas reducir la cantidad que te pones. Si utilizas antitranspirante, lo ideal es que lo emplees una vez al día. Si es desodorante, puedes utilizarlo después de cada ducha o si notas tu propio olor pasadas unas cuantas horas.

¿A qué hora es mejor?

Si utilizas antitranspirante, la mejor hora para aplicártelo es antes de irte a dormir. El motivo es que cuando duermes normalmente es cuando menos sudas, lo que permitirá a las sales formar un gel protector con mayor facilidad y eficacia. No tiene sentido aplicarlo cuando ya estás sudando profusamente.

En cuanto al desodorante, la mejor hora para usarlo es más flexible, así que puedes aplicártelo al salir de la ducha.

Imágenes | Pixabay y Wikimedia Commons
En Vitónica | No, ni llevar sujetador ni utilizar desodorantes o antitranspirantes causa cáncer de mama

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio