El mijo, un cereal integral muy sabroso y beneficioso.

Sigue a

mijo.jpg

Cuando consumimos cereales integrales en pan, pastas o cualquier otra variedad de producto, no sabemos realmente que tipo de cereales estamos ingiriendo. Uno de los habituales es el mijo, un cereal integral que además de ser muy bueno para nuestro organismo por numerosas razones que ahora os contaremos, tiene un sabor exquisito.

Su preparación es sencilla y por su sabor neutro, suave y lleno de matices, tiene cierto parecido al gusto con la mantequilla, por lo que puede ser un buen acompañante junto a otros ingredientes en numerosos platos. Además, se puede cocinar sólo y ser un sustituto a la pasta y al arroz en nuestra dieta, y no sólo por su sabor, sino por su gran contenido en nutrientes.

El mijo es uno de los cereales más energéticos que existen debido a su alto aporte de hidratos, entorno a un 41% de su composición. Pero no solamente se le conoce por eso, sino que también es una gran fuente natural de hierro y magnesio, ambos se encuentran en grandes dosis. Es por esto que es un cereal muy recomendado en dietas vegetarianas en las que el aporte de hierro viene a través de los vegetales.

Pero además es una gran fuente de proteínas, por lo que es un cereal recomendado en dietas deportivas y de crecimiento. Un buen aliado de los niños y los deportistas. A todo esto hay que sumar su bajo contenido en grasas, solamente entorno a un 2%, y son de muy buena calidad, pues son de origen vegetal. Es por esto que en una dieta de adelgazamiento también es recomendable, además no deja de ser un cereal integral, que consumido entero es depurador del organismo.

Se recomienda consumir este cereal en casos de anemia ferropénica, calambres musculares y embarazo, así como en casos de debilidad física a causa de su alto aporte en hierro y magnesio. Pero nos solamente nos sirve para esto, sino que es un buen remedio para fortalecer las uñas, la piel, el cabello y los dientes.

El mijo es un cereal que se utiliza desde hace décadas en África en forma de pan. Para cocinarlo sólo es muy denso, por lo que es recomendable mezclarlo con otros cereales o cous-cous. Se puede adquirir en herboristerías, y hay tres tipos, el blanco, negro y dorado que es el que tiene un sabor más sabroso.

En Vitonica | Amaranto, un cereal hiperprotéico
En Vitonica | Cereales integrales contra la obesidad y la inflamación

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario