Compartir
Publicidad
Nuestro cerebro necesita colesterol, no lo demonicemos: evidencia científica (y II)
Alimentos funcionales

Nuestro cerebro necesita colesterol, no lo demonicemos: evidencia científica (y II)

Publicidad
Publicidad

En nuestra anterior entrada sobre "nuestro cerebro necesita colesterol, no lo demonicemos (I)" conocimos la sorprendente composición grasa del cerebro, los cambios de volumen que ha sufrido a lo largo de los tiempos y la necesidad e importancia de aportar al cerebro todos los nutrientes que necesita, porque recordemos que el cerebro también se alimenta de lo que comemos.

En la segunda parte de esta miniserie dedicada a las necesidades del cerebro, y más concretamente de colesterol, os contamos las evidencias científicas que avalan los beneficios del consumo del colesterol considerado como "malo" (LDL) para el sistema cognitivo y neurodegenerativo.

La ciencia avala el beneficio del colesterol para el cerebro (y el cerebro también es cuerpo)

  • Enfermedad de Parkinson: diferentes estudios han constatado un riesgo cuatro veces mayor de padecer esta enfermedad, en personas de edad avanzada (entre 71-75 años), con un colesterol LDL< 80mg/DL que las personas de estas características cuyo colesterol "malo" supera la cantidad de 140mg/ DL.

  • Rendimiento cognitivo y riesgo de demencia: según datos de la investigación Framingham Heart Study, las personas cuyo colesterol LDL estaba dentro de los límites saludables, es decir por debajo de 200mg/ DL, presentaban un peor desempeño cognitivo (concentración, fluidez y razonamiento) que los sujetos que superaban las cotas altas de colesterol, por encima de 200-240 mg/ DL.
    Del mismo modo, otros estudios (estudio1, estudio 2), han demostrado que en personas de edad avanzada, una tasa de colesterol por encima de los límites actuales se asocia con una mayor memoria y un menor riesgo de demencia y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

  • Problemas de comportamiento: según estudios, valores bajos de colesterol se han visto relacionados con problemas de comportamientos violentos (estudio), antisociales (estudio) e incluso tendencias de suicidio (estudio 1, estudio 2).

Las estatinas para el colesterol y el supuesto beneficio al cerebro

Estudios han desmentido que el consumo de estatinas prevengan de enfermedades como el Alzheimer

Hace algunos años era muy común la prescripción de estatinas para regular los niveles de colesterol en pacientes con más de 200mg/ DL; y además, se venían promocionando por parte del sector farmacéutico, como ayuda beneficiosa para el cerebro.

Hoy en día estudios han demostrado que este tipo de medicación no proyecta ningún beneficio al respecto, ni sirve como prevención de la EA o demencia. De hecho, investigaciones han puesto de manifiesto que una dieta baja en grasa y con consumo de estatinas puede incluso aumentar el riesgo de enfermedades como el Alzheimer.

1

Más cuidado con los carbohidratos y el azúcar

Quizá deberíamos prestar más atención a otro tipo de nutrientes de nuestra dieta que sí ha quedado demostrado que son dañinos para nuestro cuerpo y nuestro cerebro. De hecho, un estudio del Journal of Alzheimer, reflejó que dietas bajas en grasas y altas en carbohidratos concluyen en un mayor riesgo degenerativo.

Sin olvidar, por supuesto, el gran problema del azúcar, detonante estrella de riesgo de demencia (estudio) y de muchas otras enfermedades coronarias o de diabetes, y cuyo consumo se ha visto incrementado en los últimos años por encima de límites indescifrables.

Conclusiones

¿Por qué algo que se ha demostrado que beneficia enormemente a nuestra salud cerebral, es considerado tan malo para nuestro cuerpo?

Prevención, psicosis desmesurada o negocio...Lo que ha quedado claro es que estamos en una sociedad en la que debido al miedo creado en torno a este tema, la población equivocadamente ha tendido a eliminar totalmente grasas y colesterol, y en su lugar elevar el consumo de carbohidratos y azúcares, alternativa que ha desembocado en un aumento incipiente no sólo de los casos de salud cognitiva, sino también de enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Con todo esto no queremos propiciar una dieta desbordante en grasas y colesterol, pero sí que conozcamos un poco más la realidad de este tema y no condenemos fugazmente. El cuerpo, cerebro incluido, necesita un buen aporte de todos los nutrientes, y la grasa y el colesterol también forman parte de ellos.

Imágenes | iStockPhotos

Fuentes bibliográficas consultadas:
1.- ncbi | Total cholesterol and risk of mortality in the oldest old. |Department of General Internal Medicine, Leiden University Medical Center, The Netherlands. | Oct 1997
2.- The New England Journal of Medicini |Glucose Levels and Risk of Dementia | N Engl J Med 2013; 369:540-548August 8, 2013DOI: 10.1056/NEJMoa1215740
3.- Neurology. Org | Higher glucose levels associated with lower memory and reduced hippocampal microstructure | November 12, 2013, 81:20 1746-1752
4.- ncbi |High “Normal” Blood Glucose Is Associated with Decreased Brain Volume and Cognitive Performance in the 60s: The PATH through Life Study |Friedemann Paul | 2013; 8(9): e73697.

En Vitónica | La gran mentira del colesterol malo (I)
En Vitónica | La gran mentira del colesterol malo (y II)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos