Tipos de respiración y cómo aplicarlos al ejercicio

Sigue a Vitónica

Breathe

La respiración es un acto reflejo indispensable para la vida, pero durante el ejercicio podemos (y debemos) convertirlo en un acto consciente para mejorar nuestro rendimiento.

No todos los tipos de respiración son iguales ni responden a las mismas necesidades del organismos o a los objetivos que debemos cumplir. Veamos cuáles son los tipos de respiración que existen y cómo podemos aplicarlos al ejercicio.

La respiración está formada, entre otros, por los procesos de inspiración (entrada de aire o ventilación) y espiración (salida del aire). Dependiendo de cada individuo, de su estado físico, del entorno y del esfuerzo que vaya a realizar, el proceso de ventilación y de salida del aire puede ser:

  • Nasal: tanto la inspiración como la espiración se realizan por la nariz. Nos sirve para momentos de descanso o de esfuerzo muy suave. Este tipo de ventilación nos ayuda también en los momentos en que el esfuerzo a realizar es largo y se necesita economizar energía.
  • Oronasal: la inspiración se realiza por la nariz, mientras que la espiración se hace a través de la boca. Este tipo de ventilación se realiza al aumentar la intensidad del ejercicio: aumenta la frecuencia de los procesos respiratorios manteniendo la calidad de los intercambios gaseosos.
  • Oral: inspiración y espiración se realizan a través de la boca. Este tipo de ventilación queda reservada para los momentos de máximo esfuerzo, cuando queremos generar una mayor cantidad de energía. La frecuencia de inspiración y espiración es mucho mayor que en las otras modalidades.
  • Una persona con una buena condición física podrá mantener durante más tiempo la ventilación nasal frente al mismo nivel de esfuerzo que otra persona no entrenada.

    Esto es importante en el ejercicio aeróbico, por supuesto, pero también es muy útil controlar la respiración cuando nos ejercitamos con peso: soltar el aire en la fase de máximo esfuerzo de la repetición nos ayudará a controlar mejor el movimiento y a mantenernos más estables.

    Nuestro modo de respirar puede ayudarnos a generar más o menos energía en un momento determinado de nuestro entrenamiento: controlar estos procesos nos ayudará a maximizar nuestros resultados.

    Imagen | Mae Chevrette
    En Vitónica | Por qué cuidar nuestra respiración

    Los comentarios se han cerrado

    Ordenar por:

    4 comentarios