Todo sobre el flato, el gran enemigo del corredor (II)

Síguenos

flato

Después del primer artículo donde vimos algunas teorías sobre el flato, hoy vamos a ver el resto y a opinar sobre las posibles causas que lo provocan. Desde mi punto de vista, las teorías que vemos hoy son más acertadas y se acercan más al origen del flato.

Os adelanto que no hay ninguna teoría que explique científicamente cómo se produce el flato, aunque si hay indicios que se van acercando y algunas soluciones que se proponen para quitarlo.

Comer o beber antes del ejercicio puede influir en la aparición de flato

Esta es una razón bastante compartida por muchos. Comer algo sólido o beber líquido, parece que puede influir en el dolor abdominal transitorio. El estado postpandrial sabemos que es muy delicado para realizar actividad física, de hecho en muchos de los estudios que hay sobre el flato lo provocan con la ingesta de alimentos o bebida previa a la realización de ejercicio. Eso sí, saber el porqué ya es más complicado.

Parece que sobre todo las bebidas hipertónicas, con alta concentración en hidratos de carbono, son las que más molestias provocan, al causar un retraso en el vaciamiento gástrico. Esto aumentaría la presión del sistema digestivo, repercutiendo en la tensión de ligamentos viscerales, presión peritoneal e incluso formación de gases. Todos o algunos de estos factores parecen decisivos a la hora de desarrollar flato.

bebida-isotonica

Tensión en los ligamentos del diafragma

Volviendo al músculo diafragma, otra teoría expone la importancia que tiene el movimiento del torso en el deporte y su influencia en los ligamentos diafragmáticos para que apareza el dolor abdominal.

Es interesante saber como los practicantes de hípica, junto con los corredores, son los deportistas que más episodios de flato tienen, lo que hace sospechar que el movimiento de sube y baja del torso influyen en la aparición del dolor.

También se dan muchos casos de flato en nadadores, así que parece que los movimientos repetitivos del torso tienen algo que ver. Los ligamentos que van del diafragma al abdomen, al soportar movimientos y vibraciones podrían irritarse y dar causa a la aparición del dolor.

Esta teoría es compatible con la anterior, ya que un aumento de la presión digestiva también influye en la tensión que soportan estos ligamentos diafragmáticos.

Irritación del peritoneo como posible causante del flato

Esta teoría también se relaciona con las anteriores, ya que la ingesta de alimentos o los movimientos deportivos repetitivos, pueden irritar el peritoneo, la membrana que recubre las vísceras del abdomen, apareciendo del molesto dolor abdominal.

El peritoneo está formado por dos capas, la que está pegada a la pared abdominal y la que envuelve a los órganos del abdomen. Ambas capas pueden deslizarse entre si y parece que el roce repetido puede irritar la membrana, iniciando el dolor que se produce en el flato. Tanto la distensión estomacal por ingerir alimentos como los movimientos deportivos, aumentarían dicha fricción.

Otro hecho que apoya esta teoría es un curioso dolor a nivel del hombro que suele aparecer con el falto. No siempre ocurre pero si se puede asociar. Tanto hombro como la parte diafragmática del abdomen están inervadas por el nervio frénico. La irritación a nivel abdominal parece que podría irradiarse al hombro, asociándose ambos dolores.

Mi opinión personal sobre estas teorías

Estas teorías para mí, tienen más validez que las que vimos en el primer artículo. En general muchos de nosotros hemos experimentado esa sensación de dolor abdominal cuando hemos salido a correr y antes hemos ingerido algún alimento o bebida. O al menos, hay más probabilidad de sufrir flato cuando hacemos esto.

No creo que sea una teoría en concreto, más bien algo multifactorial, pero parece que la ciencia apunta a que el sistema digestivo o las estructuras que lo sustentan, tienen mucho que ver en la aparición del dolor cuando hacemos deporte.

En la mayor parte de los casos, la adaptación al deporte parece ser que disminuye los episodios de flato. Es decir, que cuanto más entrenados estemos, menos probabilidad de sufrir flato. Al igual parece que sucede con la edad, hay estudios que indican que a mayor edad, menos casos de flato, incluso pasados los 50 años, parece que son muy raros los casos que se dan.

En el siguiente artículo, veremos qué podemos hacer para evitar o quitar el flato una vez que aparece. Aunque son medidas no contrastadas científicamente, pueden ser remedios útiles basados en la experiencia.

En Vitónica | ¿Qué es el flato, cómo prevenirlo?
Imágenes | Ares Tavolazzi, cammellia35, derekbruff

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios