El agua, ¿te ayuda a adelgazar?

Sigue a

beber agua


El agua es un alimento esencial en nuestra dieta y componente principal de nuestro cuerpo, y como todo ingrediente importante en la alimentación, se encuentra rodeado de ciertos mitos y creencias erróneas.

Una de las principales afirmaciones que giran en torno al agua es que la ingesta de 2 litros como mínimo de agua por día te ayudan a perder peso.

Para aclarar un poco esta cuestión, vamos a enunciar las cualidades y efectos del agua sobre el organismo que nos ayudarán a dilucidar su verdadera función en el cuerpo y desmentir o corroborar la creencia antes dicha.

El agua es un alimento que no aporta calorías y su función es, además de hidratar, facilitar e intervenir en los diversos procesos metabólicos del organismo.

Por otro lado, el agua es un medio de conducción a través del cual se trasladan diferentes sustancias, ya sean algunos nutrientes, vitaminas o minerales, o elementos de desecho o toxinas.

Pero en lo que respecta a quemar grasas o calorías, el agua no interviene en dichos procesos y por lo tanto no facilita la lipólisis ni incrementa el gasto calórico.

Sí se ha encontrado en un estudio alemán que la ingesta de 2 litros de agua por día incrementa el gasto metabólico y la termogénesis propia del funcionamiento del organismo, pero el aumento del 30% al 40% sólo se traduce en unas 48 calorías diarias, siempre y cuando el consumo de agua sea de aproximadamente 6 vasos más que lo habitual.

Por otro lado, sabemos que la ingesta excesiva de agua, puede acarrear grandes alteraciones o desequilibrios electrolíticos tales como la hiponatremia, cuyos síntomas y consecuencias son indeseadas en cualquier individuo. Incluso, el consumo de agua en demasía puede convertirse en un trastorno con implicancias psicológicas denominado potomanía.

Entonces, evaluando riesgos y beneficios, no es aconsejable incrementar el consumo de agua por encima de los 2 litros diarios con la única finalidad de incrementar el gasto calórico, ya que éste aumento es ínfimo y en cierta forma irreal, ya que naturalmente existe en nuestro cuerpo un gasto por termogénesis que no repercute en el peso corporal o adelgazamiento.

Por supuesto, el agua sí contribuye a calmar el apetito y da mayor saciedad, por eso siempre se aconseja el consumo de alimentos ricos en agua, ya que su gran volumen oculta pocas calorías y al igual que los líquidos, produce un rápido cese del apetito, reduciendo así, la ingesta de otros alimentos lo cual no significa que se pierda peso.

A modo de conclusión podemos decir que el agua no adelgaza, no quema grasas ni calorías, sólo da mayor saciedad, facilita las funciones metabólicas y colabora en la pérdida de líquidos que habitualmente se encuentran retenidos y causan sensación de hinchazón.

Entonces, lo aconsejable es beber entre 1,5 y 2 litros de agua por día sin abusar de ella ni dejar de ingerir este alimento tan importante para el adecuado funcionamiento del organismo.

En casos particulares, patologías o deportistas que se entrenan intensamente, lo aconsejable es consultar con un especialista que evalúe las necesidades individuales de agua en el organismo.

En Vitónica | Beber dos litros de agua al día no te hace estar más sano, ¿o sí?
En Vitónica | Potomanía, ¿perder peso bebiendo agua?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios