Entumecimiento y hormigueo, causas y soluciones

Sigue a Vitónica

246361_7821.jpg

Son muchas las veces que mientras hemos mantenido una misma postura durante rato se nos ha producido una situación de entumecimiento conocida como hormigueo. Este fenómeno se traduce en la pérdida de sensibilidad en una parte del cuerpo, y suelen ser las extremidades las que más habitualmente lo sufren.

Cuando tiene lugar este entumecimiento dejamos de sentir la parte que se ha quedado dormida. Se trata de una sensación muy desagradable que a nadie nos gusta sufrir, pero que es más habitual de lo que creemos, aunque en ocasiones esconde detrás algún tipo de trastorno. Por ello es importante que sepamos las causas que lo provocan y las soluciones para evitarlo.

La causa más habitual del entumecimiento es el mantenimiento de la misma postura dura un largo periodo de tiempo. Pero no siempre esta es la causa, sino que la lesión de algún nervio que une esa parte del cuerpo con el sistema nervioso central puede ser el detonante, así como el síndrome del túnel carpiano que impide que los nervios de la muñeca funcionen con total normalidad, consiguiendo de esta manera que el antebrazo termine por dormirse.

La falta de riego en la zona que se entumece es también una de las causas, ya que por ejemplo las personas aquejadas de arterosclerosis tienden a acumular placas en la zona afectada lo que impide un buen riego sanguíneo derivando en dolores y entumecimientos. Lo mismo les sucede a aquellas que padecen hernias discales, ya que la presión que se ejerce sobre los nervios de la espina dorsal es alta, lo que deriva en malestares.

Algunas enfermedades como la diabetes, el hipotiroidismo, la esclerosis múltiple… llevan consigo este tipo de malestar, ya que la circulación no funciona de forma correcta haciendo que algunas partes del organismo se queden como muertas. Lo mismo sucede cuando experimentamos estados en los que tenemos una carencia de vitamina B12, o estamos intoxicando los nervios con sustancias nocivas como el tabaco, el alcohol, el plomo…

Las soluciones a estos trastornos pasan por un previo diagnóstico y un posterior tratamiento que nos ayude a mantener la enfermedad controlada. En el caso de sufrir entumecimientos habituales acompañados de falta de movilidad en determinadas partes del cuerpo u otra serie de cuadros que se alejan de la normalidad, es aconsejable acudir al médico para determinar cuál es la causa de estos entumecimientos, ya que son la señal de que algo no va del todo bien.

De todas formas es importante que cuidemos nuestra circulación sanguínea, ya que el entumecimiento está ligado al mal estado de ésta. Para ello debemos controlar los niveles de colesterol en sangre, así como la ingesta de grasas. Es importante que practiquemos deporte para mantener nuestra circulación sanguínea en perfecto rendimiento y evitar los entumecimientos. Seguir un ritmo de vida saludable nos ayudará a alejar el malestar y conseguir un mejor estado general.

Imagen | SXC

En Vitonica | Hernia discal, un trastorno habitual en deportistas
En Vitonica | Mi ratón es un suplicio: necesito alternativas
En Vitonica | Consejos para evitar lesiones ocasionadas por el ratón del ordenador

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario