Compartir
Publicidad
Publicidad

Hernia discal, un trastorno habitual en deportistas

Hernia discal, un trastorno habitual en deportistas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los dolores de espalda son una constante en las personas que practicamos deporte. Normalmente se deben a sobrecargas musculares producidas por el excesivo ejercicio o por movimientos inadecuados que nos han creado micro lesiones. Pero en ocasiones estas molestias se pueden agravar y terminar en una hernia de disco.

La hernia de disco es una dolencia que se produce en la columna vertebral y que afecta al disco dorsal que se encuentra entre las vértebras y que sirve para amortiguar el roce que se produce entre estas. La hernia discal consiste en una rotura o desgaste de este disco producida por un sobreesfuerzo y suele tener lugar en la zona lumbar o cervical de la columna. Es un trastorno molesto que tenemos que conocer a fondo para evitarlo, pues es muy habitual en deportistas.

Los principales síntomas de esta dolencia son dolores agudos de la zona afectada, así como calambres, mareos, entumecimiento de algunas partes del cuerpo, pinchazos... Aunque los síntomas varían dependiendo de la zona afectada por la hernia discal. A pesar de todo, muchas veces se suele confundir con una tendinitis cuando realmente hay algo más detrás...

Las causas que provocan esta lesión son varias y varían mucho en unas personas o en otras. Normalmente la hernia de disco se produce a consecuencia de un desgaste excesivo del disco amortiguador de las vértebras y esto puede deberse a una degeneración o envejecimiento de la articulación, por movimientos repetitivos de flexión en los que se soporta mucha tensión, tanta que se acaba desgastando el disco. Esto suele ser algo habitual en las personas que practicamos deporte.

Haber sufrido microlesiones o traumatismos puede ser un detonante de la hernia discal, así como tener un peso excesivo, sobre todo en la zona abdominal, ya que la presión de la zona lumbar es mayor, lo mismo que sucede con las mujeres que tienen unos pechos demasiado voluminosos. Otra causa puede ser la atrofia de la musculatura que está junto a las vértebras de la zona lumbar.

La hernia se suele producir cuando se flexiona la columna hacia adelante demasiado y a menudo, o cuando se levanta un peso demasiado alto y la columna aguanta el empuje, así como enderezar la columna con el peso cargado que hace que todo el empuje se desplace hacia la parte trasera y lo aguante la columna. En todos estos casos la columna se contrae y los discos aguantan demasiada presión deteriorándose y pudiendo lesionarse.

Para evitar esto es importante reforzar la musculatura de la zona dorsal y lumbar para que sean los músculos los que aguanten el empuje y no la columna. Es importante mantener una correcta higiene postural en la que la columna se mantenga siempre recta evitando las posturas forzadas, sobre todo cuando levantamos peso. Es más importante realizar bien un ejercicio sin dañar nada, que levantar mucho peso y lesionarnos.

A partir de ahora tenemos que tener más en cuenta nuestra columna y evitar esfuerzos innecesarios que lo único que van a conseguir es hacernos daño o generarnos una lesión crónica de columna que va a limitar nuestras rutinas de entrenamiento.

Más información | Hernia de disco Imagen | Gettyimages

En Vitonica | ¿Cómo entrenar las lumbares? En Vitonica | Lumbago: qué es y cómo tratarlo En Vitonica | Algunos consejos para evitar las lesiones de espalda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos