Síguenos

Calentamiento pádel

Cuántas veces hemos oído eso de que “los partidos se ganan o se pierden desde el calentamiento”. A quién no le ha pasado alguna vez empezar un partido y cuando te vienes a dar cuenta has perdido el primer set y todavía tienes las articulaciones frías y no estás concentrado en el juego. Tenemos que empezar a concienciarnos de que el calentamiento es parte de un partido de pádel y hay que dedicarle un tiempo específico a ello, sin ser suficiente los 5 minutos de peloteo que se suele realizar previo al encuentro.

El calentamiento cumple con la misión de adecuar al organismo para posteriores esfuerzos de menor o mayor intensidad, favoreciendo el rendimiento y evitando posibles lesiones. En las siguientes líneas vamos a ver cómo se debe llevar a cabo un calentamiento previo a un entrenamiento o a un partido de pádel, ya sea dentro de un torneo o un partido amistoso con los amigos.

¿Por qué calentar para jugar al pádel?

Como hemos comentado, el calentamiento nos prepara físicamente para la actividad posterior, pero no solo eso, un buen calentamiento nos va a permitir salir concentrados desde el primer punto del partido, estar centrados solamente en lo que realmente importa. A través del calentamiento se aumenta la capacidad de atención, la motivación y la concentración.

Lo más importante del calentamiento es que cumpla la función de preparar física y mentalmente el cuerpo para la actividad posterior. Por ello, se puede calentar de muchas maneras y todas son válidas. Es importante tener en cuenta varios factores, como la climatología y las características del jugador.

Calentamiento en pádel. Desplazamientos.

Tipo de calentamiento para pádel

En estos meses de frío es conveniente realizar el “calentamiento de la cebolla”, el cual consiste en empezar muy abrigados, sobre todo en la parte superior del cuerpo, y poco a poco ir quitando capas, como si de una cebolla se tratase.

Podemos empezar con ejercicios de carrera continua con un trote muy suave, ya sea en la propia pista o fuera de ella. Poco a poco vamos introduciendo desplazamientos laterales, cruce de piernas por delante y por detrás, desplazamientos de espaldas, en zigzag, skipping, pequeños saltitos para activar los tobillos, etc. Todos estos movimientos pueden ir acompañados de acciones con los brazos; hacia delante, hacia atrás, abrir y cerrar…

No hay un tiempo establecido para esta primera fase, como hemos dicho, depende de varios factores. Hay jugadores y preparadores físicos que después de esta fase le gusta estirar la musculatura y dedican un par de minutos a estirar. Hay muchos estudios acerca de esta costumbre y ninguno es esclarecedor, por lo que lo mejor es respetar los gustos de cada jugador.

Una vez terminada esta primera fase general tenemos que continuar nuestro calentamiento con una parte más específica. Para ello, tenemos que realizar acciones que se dan durante el transcurso de un partido de pádel. Por ejemplo, dos filas de conos a lo ancho de la pista e ir realizando simulaciones de bolas bajas en zig-zag, obligándonos a desplazarnos y a flexionar las rodillas para calentar toda la musculatura de las piernas.

Calentamiento en pádel.

A continuación un trabajo específico de coordinación y desplazamientos con la escalera de coordinación para aumentar la concentración y activar el juego de pies, tan importante y decisivo en un partido de pádel. Desplazamientos laterales sobre la escalera a máxima velocidad y todo tipo de ejercicios coordinativos son ideales para desarrollar esta función.

Durante el transcurso de todas estas acciones podemos ir incluyendo ejercicios con gomas para calentar específicamente la articulación del hombro. El hombro puede realizar todos los movimientos por lo que es necesario trabajar en todas las direcciones con las gomas, así como realizar simulaciones de golpeos (voleas, remates, bandejas) y calentar los rotadores internos y externos.

Calentamiento en pádel. Rotadores con gomas.

En un calentamiento específico no pueden faltar ejercicios con la pala y pelota. Acciones de subir a la red a volear, de derecha y de revés, y acto seguido desplazarnos hacia atrás para realizar una bandeja son necesarias en esta fase. Este ejercicio podemos empezarlo simulando los golpeos y terminarlo golpeando la bola.

Todo este calentamiento que hemos visto es tan solo una muestra de los muchos que podríamos hacer. Tenemos que tener en cuenta factores como la climatología, las características de los jugadores y el tipo de entrenamiento que vamos a llevar a cabo posteriormente. Os dejo un vídeo con otro calentamiento tipo.

Vídeo | Youtube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios