Síguenos

Lesión Tendón Aquiles

Nos encontramos ante otra de las lesiones más frecuentes en el mundo del deporte. La tendinitis del tendón de aquiles, o tendinitis aquílea, nos puede dejar aparcados de la actividad física durante un gran período de tiempo debido al intenso dolor que produce en la parte inferior de la pierna. En el pádel, debido a las características de nuestro deporte, es una lesión que debemos tener en cuenta en todo momento y tomar medidas de prevención.

A lo largo de este artículo veremos las principales causas de esta lesión, daremos las pautas necesarias para un correcto tratamiento y veremos una serie de ejercicios y consejos a tener en cuenta para prevenir la tendinitis del tendón de aquiles en el pádel. ¿Sabías que esta lesión suele ser más común en mujeres que en hombres? En las próximas líneas encontrarás el motivo.

¿Qué es la tendinitis del tendón de aquiles?

Un tendón es un tejido muy fuerte que conecta los músculos con los huesos. El tendón de Aquiles es el encargado de conectar la musculatura de la pantorrilla (gemelos y sóleo) al talón. Cuando este tendón se inflama, se hincha y duele a nivel del talón hablamos de tendinitis del tendón de Aquiles.

Una de las funciones del tendón de aquiles es la de facilitar los desplazamientos, ya sea andar, correr o saltar, ya que ayuda a levantar el talón del suelo. Es por este motivo por el que cuando padecemos esta lesión los primeros síntomas aparecen al correr y en los saltos.

La tendinitis aquílea es la inflamación del tendón de aquiles. En principio, siempre que se siga un programa de rehabilitación la lesión es transitoria y desaparece. Si los dolores persisten y continúan la tendinitis se puede complicar y convertirse en una tendinosis aquílea, en donde el tendón se degenera y pierde un poco su estructura organizada y compacta. No obstante, es bastante dfícil que se llegue a este punto.

Causas de esta lesión.

Son varias las causas para contraer una tendinitis del tendón de Aquiles, pero generalmente se suele producir por la repetición de acciones como saltos, giros, aceleraciones y frenadas, gestos que se dan con mucha frecuencia y a alta intensidad en muchos deportes, entre ellos el pádel.

Salto en pádel.

También influye mucho la dureza de la superficie sobre la que se entrena y el tipo de calzado deportivo que utilizamos. Hoy en día las industrias del calzado invierten mucho en investigar y en fabricar un calzado que se adecue a las características de cada deporte pero aún así es muy importante seleccionar un calzado que tenga buena amortiguación y un refuerzo para el tendón de aquiles.

Otro de los motivos de su aparición es el acortamiento de toda la musculatura posterior de la pierna, principalmente el tríceps sural (gemelos y sóleo), encargado de la extensión del pie. Este acortamiento se suele acentuar cuando se tiene unos gemelos muy voluminosos en el caso de los hombres.

Las mujeres son más propensas a sufrir esta lesión debido al uso de zapatos con tacón. Al obligar al pie a estar de puntillas estamos acortando la musculatura, hasta tal punto que hay casos de mujeres que no pueden ponerse zapatos planos porque los gemelos le incomodan mucho debido al acortamiento muscular.

Síntomas y tratamiento de la tendinitis del tendón de aquiles

Los síntomas de esta lesión son inflamación y dolor en el tendón de Aquiles. El dolor es más intenso cuando nos levantamos por la mañana, o al iniciar la actividad física, y va disminuyendo conforme progresamos con la actividad. En el momento de los primeros síntomas debemos parar el ejercicio físico, ya que se puede agravar la lesión.

Los dolores se notan con una pequeña palpación de manera directa sobre el tendón, y, en ocasiones, también podemos notar un dolor intenso cuando se oprimen los lados del tendón. En algunos movimientos de flexión-extensión del pie encontramos molestias, así como al intentarnos ponernos de puntillas.

En cuanto al tratamiento lo primero que debemos hacer es cesar la actividad física, al menos aquellas actividades más agresivas. Si el dolor no es muy intenso se pueden sustituir por ejercicios de bajo impacto, como bicicleta, elíptica o natación. Si el dolor es fuerte debemos reposar completamente.

Es muy importante aplicar hielo sobre el tendón durante 15-20 minutos, dos o tres veces al día. También podemos realizar un masaje sobre el tendón y estirar toda la musculatura involucrada, sin llegar a provocar dolor. En el siguiente vídeo vemos un pequeño resumen de las causas, síntomas y tratamiento de esta lesión.

La tendinitis del tendón de aquiles en el pádel.

Como hemos visto, el deporte del pádel reúne todos los requisitos necesarios para padecer esta lesión, de hecho es, después de la epicondilitis,la lesión más frecuente en nuestro deporte, por lo que no debemos pasarla por alto y tomar todas las medidas preventivas que estén a nuestro alcance.

Las características de su juego hace que el tendón de aquiles esté sufriendo pequeños impactos en todo momento debido a la cantidad de saltos, desplazamientos, aceleraciones o frenadas que se dan a lo largo de un partido.

Por otro lado, contamos con un factor que no está en nuestra mano modificarlo, y es la dureza de la pista de pádel. Tenemos que encontrar un calzado apropiado para la superficie de juego, el cual tenga una buena amortiguación y conserve la salud de nuestro tendón de aquiles. Si practicamos algún deporte paralelo al pádel siempre es preferible que sea sobre una superficie menos dura o sin impacto, como hemos visto anteriormente.

Una buena forma de evitar esta lesión es teniendo un tríceps sural fuerte y flexible. Para ello, tenemos que trabajar de manera específica en la sala de musculación la musculatura posterior de la pierna, principalmente isquiotibiales, gemelos y sóleo. Ese fortalecimiento repercutirá de manera positiva en nuestro juego dentro de la pista. Asimismo, tenemos que complementar con estiramientos de toda la pierna y músculos del pie después de entrenar y jugar.

A la hora de trabajar ciertos ejercicios, como las sentadillas, podemos poner una pequeña cuña o disco bajo el pie para que el tendón no sufra tanta tensión. En cuanto a los ejercicios a realizar, el trabajo excéntrico es el ideal para la prevención de esta lesión, realizando todos los ejercicios con suavidad y controlando el movimiento.

En el siguiente vídeo podemos ver una serie de ejercicios para fortalecer de manera específica el tríceps sural. Como se puede observar, se hace hincapié en la fase excéntríca del movimiento. Todos estos ejercicios sería interesante incluirnos en nuestra programa de prevención de lesiones deportivas.


Imagen | Pádel Pro Tour.
Vídeo | No hay dolor.
Vídeo | Ser Funcional.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios