Diferentes tipos de lesiones musculares

Sigue a Vitónica

vendaje.jpg

Las lesiones es algo que está a la orden del día en todos los que llevamos a cabo una actividad deportiva prolongada. Normalmente suelen aparecer de forma muy tímida, por lo que es importante saber detectarlas a tiempo para poner remedio y evitar que vayan a más.

Ya sabemos la importancia de un buen calentamiento y un perfecto descanso para evitar las lesiones, aunque en ocasiones no prestamos demasiada atención a estas variables y dejamos de lado un correcto trabajo previo. En este momento es cuando corremos riesgo de lesionarnos. Es necesario que sepamos que existen dos tipos de lesiones, las que se van produciendo de forma progresiva, por acumulación, y las que tienen lugar al momento.

Normalmente las lesiones progresivas se producen por sobreentrenar un músculo, y suelen no ser demasiado molestas, sino que simplemente nos dejan un músculo sin sus cualidades al cien por cien. Este tipo de lesiones se cura con reposo, ya que lo que necesitamos es un descanso prolongado para evitar que ese malestar siga creciendo y desemboque en algo peor para nuestra salud muscular. Un claro ejemplo de esto es lo que se conoce como sobrecarga muscular, en la que el músculo se ha sometido a un gran esfuerzo. Se encuentra contraído y molesta cuando lo tocamos. En este caso simplemente nos servirá con descansar.

Otro tipo de lesión progresiva es lo que conocemos como contractura. Este malestar es un dolor más acentuado en el que el músculo se ve afectado. Normalmente se producen por una progresiva sobrecarga de la parte afectada a causa de adoptar malas posturas o excedernos con el peso. Es importante ponerle remedio a tiempo mediante masajes que acaben con este malestar, ya que podemos conseguir que las fibras musculares se endurezcan y nunca recobren su estado normal, lo que hace que la contractura y el malestar se vuelvan crónicos.

Por otro lado tenemos las lesiones directas, que tienen más gravedad. Se trata de daños que se producen directamente sobre el músculo. Uno de los más conocidos y habituales es el tirón muscular que va acompañado de dolor. En muchos casos produce un hematoma. Normalmente tiene lugar a causa de una mala ejecución de los ejercicios y para solucionarlo es necesario el reposo, ya que el músculo debe recuperarse.

Un estado más avanzado que el tirón es el desgarro muscular. Es un tipo de lesión más seria ya que conlleva consigo una rotura de las fibras musculares. Es una lesión muy dolorosa que nos acarreará la inmovilización total del músculo afectado mediante un vendaje y el reposo. Es una ruptura total de las fibras que suele desencadenar hematomas y fuertes dolores sobre la zona afectada., y que por ello necesita una curación adecuada.

Vía | Runners
Imagen | Capgros

En Vitonica | Tres consejos para evitar lesiones en el corredor
En Vitonica | Los deportes que provocan más lesiones.
En Vitonica | Las principales causas de lesiones durante el entrenamiento

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios