Dolores reflejo, qué son y cómo evitarlos

Sigue a Vitónica

dolor.jpg

El dolor es algo de lo que la gran mayoría de nosotros huye habitualmente, y es que a nadie le gusta sentir dolor ni verse mal. Precisamente el dolor es en lo que nos vamos a detener en esta ocasión, y es que no todos los dolores se producen de manera directa o por la acción de un trauma sufrido por el organismo. Aquí es donde nos encontramos con los conocidos como dolores reflejo, un tipo del que seguro hemos oído hablar pero que muchos no saben exactamente en qué consiste.

Habitualmente cuando tenemos un dolor determinado en el organismo causado por una lesión éste suele acabar derivando en un dolor que se produce en otra zona de nuestro cuerpo y que es lo que se conoce como dolor reflejo. El dolor reflejo no es que sea algo inferior al dolor originario, sino que es igual de importante y en ocasiones puede acabar siendo peor y más duradero en el tiempo. Por este motivo es necesario saber de lo que hablamos para ponerle cura cuanto antes.

Cómo se origina

Antes de nada debemos conocer el origen de este dolor. Cuando a causa de una mala postura o de una lesión comenzamos a notar una ligera molestia en nuestro cuerpo a nivel muscular se puede comenzar a desatar una serie de mecanismos a tener en cuenta y que son los causantes de este dolor reflejo. En la mayoría de los casos el dolor reflejo aparece cuando a estas ligeras molestias no les prestamos atención e intentamos adaptarnos a ellas.

Cuando en el cuerpo hay algo que no marcha bien y para contrarrestar el dolor o la molestia que nos produce adaptamos una postura distinta de la normal de nuestro cuerpo. Esta postura forzada que vamos a adoptar para evitar el dolor derivado de una lesión previa o unos malos hábitos es la que nos va a provocar lo que se conoce como dolor reflejo, ya que este dolor se producirá a partir de uno primigenio que hemos intentado evitar, pero que hemos empeorado al tratarlo de este modo.

Lo que nosotros pensamos que es una de las mejores maneras para acabar con un dolor que tenemos en el cuerpo es todo un error, ya que acabaremos por desencadenar una lesión sin apenas darnos cuenta. Esta lesión reflejada por norma general suele ser más dolorosa y peor que la que ya sufríamos previamente. Por ello es necesario que evitemos esto antes de que sea demasiado tarde y ya estemos pasando por esta situación.

Evitarlos

La manera de evitar que los dolores reflejo aparezcan es mediante la prevención y la cura de un dolor rápidamente. Muchas veces, a causa de que un dolor no es intenso dejamos de lado acudir al especialista a curarlo. En este momento es cuando corremos el riesgo de agravar la situación, ya que inconscientemente adaptaremos nuestro cuerpo para evitar que ese dolor siga molestando y llevaremos a cabo posturas forzadas que acabarán en otro dolor peor.

Lo fundamental es ser conscientes de esto y saber que cuando tenemos algún malestar en el cuerpo lo ideal es acudir al médico para tratarlo. Aunque no debemos perder de vista la correcta higiene postural para evitar adoptar posturas de riesgo que nos acabarán provocando una lesión.

Imagen | Guesus

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario