Algunas aclaraciones sobre el fallo muscular

Síguenos

fallo

Casi todos nosotros hemos escuchado en más de una ocasión que es muy bueno llegar al fallo muscular para conseguir un buen desarrollo y seguir creciendo muscularmente hablando. Es cierto que seguramente a todos nos suena a lo que nos estamos refiriendo con esto de llegar al fallo muscular, pero seguro que hay una gran mayoría que todavía no sabe bien lo que es esto. Por ello en esta ocasión lo que queremos desde Vitónica es aclarar algunos puntos en lo que se refiere al fallo muscular para así acudir a entrenar con las cosas más claras.

Ante todo es necesario que tengamos en la cabeza que no siempre llegar al fallo es hacer una serie al máximo de potencia sin más. El fallo muscular es algo que va más allá, y es que consiste en llegar al máximo muscular, tanto que nos sea imposible seguir realizando más repeticiones del ejercicio en el que estamos trabajando. Aunque parece sencillo, no siempre lo es tanto. Para ello nosotros vamos a ahondar un poco más en cómo debemos hacerlo y para lo que nos servirá su realización a la larga.

Normalmente cuando hacemos un ejercicio lo que solemos realizar son diferentes series con un número determinado de repeticiones cada una de ellas. A lo largo de estas series y repeticiones lo que haremos será poner a trabajar a los músculos para así incitarlos a crecer y desarrollarse. Para conseguir esto lo que hacemos es aplicar una serie de cargas que serán las que deberemos vencer para así superarnos. Por norma general solemos realizar las series con las repeticiones programadas sin llegar al esfuerzo máximo, sino simplemente quedándonos entorno a un setenta por ciento de todo el potencial que tenemos.

Fallo real

Entrenando de este modo lo que conseguimos es una buena tonificación y un desarrollo moderado a no ser que variemos los ejercicios y las rutinas. Si lo que queremos es seguir evolucionando es necesario que vayamos un poco más allá en la realización de los ejercicios, y para ello es necesario que recurramos a llegar al fallo muscular. El fallo real será cuando realizando una serie no tengamos en cuenta las repeticiones, sino que simplemente hagamos las que el cuerpo aguante. Para ello es importante utilizar una carga superior a la habitual, eso sí, sin seguir realizando el movimiento correcto para evitar hacernos daño.

Cómo llegar al fallo

La manera de hacer ejercicio llegando al fallo es muy sencilla. Ante todo será necesario que contemos con la ayuda de un compañero que nos servirá para llegar totalmente al fallo, pues nos asistirá cuando no podamos más y nuestro cuerpo no responda más. Si no contamos con este compañero difícilmente llegaremos realmente al fallo, o si lo hacemos será mediante una realización defectuosa o precaria del ejercicio. Con la ayuda del compañero lo que haremos será realizar las repeticiones necesarias hasta que nuestros músculos no puedan más y no seamos capaces de mover la carga. Eso sí, siempre debemos estar supervisados por nuestro compañero de entrenamientos.

Para entrenar al fallo hay que tener en cuenta de lo que somos capaces y de la fuerza que podemos desarrollar de manera normal, pues es necesario que superemos esto, pues de otro modo no nos será tal fácil llegar al fallo. Para ello utilizaremos unas cargas mayores, de modo que obligaremos a los músculos implicados a trabajar mucho más. Con esto lo que conseguiremos será forzar al máximo a nuestros músculos para lograr un mayor desarrollo de los mismos. Es necesario que cuando entrenemos de este modo planifiquemos bien los ejercicios, pues no podremos realizar muchos. A esto debemos sumarle el descanso y la recuperación muscular que serán necesarios y fundamentales.

Imagen | USAG-Humphreys

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios