Algunos consejos para recuperar antes a nuestros músculos

Sigue a

estira

Al fin y al cabo, cuando acudimos a entrenar lo que andamos buscando es un crecimiento muscular importante. Conseguir un desarrollo progresivo y efectivo es fundamental, y por ello básicamente es por lo que nos machacamos tanto en el gimnasio. Pero si este trabajo no está acompañado de una correcta recuperación de nada nos servirá machacarnos a entrenar. Es necesario que los músculos se regeneren y lo hagan de la forma más rápida posible. Por ello en este post nos vamos a detener en algunos consejos para conseguir esta recuperación total y rápida.

En infinidad de ocasiones hemos reparado en lo importante que es no llevar a los músculos a un punto de fatiga máximo que lo único que conseguiremos con ello será ir para atrás en vez de seguir avanzando con el desarrollo de nuestro cuerpo como queremos y de la manera adecuada. El descanso es una de las maneras principales de conseguir una buena recuperación muscular, pero muchas veces no es la más rápida. Por ello es necesario que tengamos en cuenta otros puntos que pueden ayudarnos a recuperarnos más rápido y de mejor manera para seguir entrenando y lograr que nuestros músculos respondan.

Una buena alimentación para la recuperación muscular

En primer lugar vamos a destacar la alimentación. Dotar a los músculos de los nutrientes necesarios para crecer y recuperarse es esencial. Las proteínas son necesarias justo antes de terminar el entrenamiento. Por ello es necesario que echemos mano de alimentos ricos en proteínas y fáciles de asimilar como son el atún, la carne de pavo o pollo, los huevos… Si no podemos echar mano de estos alimentos después del entrenamiento podemos ayudarnos de complementos alimenticios ricos en proteínas. Esto ayudará a nuestros músculos a tener los nutrientes necesarios que les ayudarán a recomponerse del estrés producido por el esfuerzo y a la vez generar nuevos tejido y poco a poco crecer.

Los hidratos de carbono también son esenciales, ya que a la hora de hacer ejercicio los niveles de glucosa del organismo disminuyen, haciendo que a la hora de recuperarse los músculos este proceso sea más lento. Para evitarlo es necesario que después de entrenar, lo mismo que antes, acudamos con las pilas bien cargadas mediante la ingesta de hidratos que nos aportarán energía y ayudarán a que estemos con las pilas cargadas para realizar bien el ejercicio. El problema de la falta de hidratos es que los niveles de glucosa pueden bajar mucho haciendo que el organismo recurra a las grasas acumuladas para obtener energía, y si estas son bajas lo que hará será destruir músculo, lo que se conoce como catabolismo.

Estirar para activar la recuperación

El estiramiento es otra manera de conseguir una recuperación mayor. Estirar justo después de haber terminado de trabajar una parte del cuerpo es muy beneficioso a la hora de volver a poner los músculos a tono, ya que mediante los estiramientos lo que conseguiremos será activar la circulación sanguínea en la parte estirada. Esta activación lo que hará será mejorar la recepción de los nutrientes por parte de los músculos, haciendo que las fibras se recuperen mucho antes, pues sus requerimientos estarán cubiertos al completo de manera más eficaz.

Saber escuchar a nuestro cuerpo

Saber escuchar a nuestro cuerpo es esencial a la hora de recuperarnos, y es que si nos notamos fatigados o con unos músculos que no responden se puede deber a que no están al cien por cien. Por este motivo es necesario que alarguemos el descanso o disminuyamos la intensidad de los entrenamientos en favor de la recuperación muscular. Es cierto que existen mucho productos que pueden ayudarnos a mejorar y acelerar la recuperación, pero sea como sea es necesario que estemos controlados y bien asesorados si nso decantamos por su uso, ya que los perjuicios pueden ser mayores que los beneficios.

Imagen | SURF&ROCK (Miguel Navaza)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios