Beneficios de apoyar la espalda al entrenar bíceps

Sigue a Vitónica

biceps

Seguro que en más de una ocasión hemos visto en las salas de entrenamiento y en gimnasios muchas personas realizando ejercicios de mala manera sin un control sobre los mismos. Sobre todo una de las partes del cuerpo en las que más sucede esto suele ser a la hora de trabajar bíceps u hombros. Por ello en esta ocasión queremos detenernos en una manera de controlar al máximo la ejecución de los mismos. Se trata de realizar los ejercicios apoyando la espalda por completo para así conseguir mejores resultados. En este post nos vamos a detener en los beneficios que tiene apoyar la espalda al entrenar el bíceps.

Es cierto que normalmente cuando nuestros músculos pueden con la carga que les estamos aplicando la realización del ejercicio es más cómoda y por lo tanto el recorrido y la ejecución de los mismos será más completa y más controlada. Por norma general esta manera de entrenar es más cómoda, pero menos productiva. Por este motivo si lo que queremos en aumentar la masa muscular debemos realizar los ejercicios con más carga. Simplemente esto hará que tendamos a forzar la espalda y correr el riesgo de hacernos daño, pero no solo eso. Por ello apoyar la espalda será una solución a tener en cuenta que nos ofrecerá una serie de beneficios.

Entrenar bíceps sin apoyar la espalda

En primer lugar, como hemos comentado anteriormente, al mantener la espalda suelta lo que hacemos es permitir que ésta sirva como palanca a la hora de elevar la carga cuando hacemos bíceps. La manera de hacerlo será doblando la espalda hacia atrás desviando la tensión que se produce en los bíceps a la zona lumbar, pudiendo hacernos daño con mucha facilidad y evitando concentrar todo el peso del ejercicio en los músculos trabajados, los bíceps. Para realizar los habituales curl de bíceps sin apoyar la espalda es necesario que tengamos un cierto control del cuerpo y concentremos al máximo la tensión en los brazos sin hacer que la espalda entre en acción.

Beneficios de apoyar la espalda

Para evitar lo descrito anteriormente será necesario apoyar la espalda. Lo podemos hacer de pie contra una pared o sentados en un banco donde nos recostaremos a la hora de llevar a cabo el ejercicio. La manera de hacerlo será apoyando la espalda en su totalidad, de modo que no vamos a desviar tensión a esta parte del cuerpo, sino que simplemente nos vamos a concentrar en los bíceps que son los que deben aguantar todo el empuje del ejercicio. El trabajo que vamos a realizar con ellos será mucho más concentrado y productivo, aunque la cantidad de peso que levantaremos será inferior.

Realizar de este modo el entrenamiento de bíceps nos ayudará a mejorar el desarrollo de los mismos, ya que toda la tensión se centrará en ellos, aislándolos por completo del resto. A esto hay que sumar el escaso daño que vamos a realizar a la espalda, una parte que al final se ve resentida a causa de soportar demasiadas tensiones que se terminan por acumular. También nos ayudará realizar este ejercicio apoyando la espalda a mejorar nuestra percepción del propio ejercicio, ya que simplemente centraremos toda la atención en los bíceps a causa de lo estáticos que permaneceremos durante todo el desarrollo del mismo.

Otro punto beneficioso a tener en cuenta es que la carga que vamos a utilizar va a ser menor de lo que usamos al realizar estos ejercicios sin apoyo, ya que al concentrar más se ajusta más a la verdadera fuerza que tenemos en nuestros brazos. Junto a esto no debemos olvidar que la colocación de los brazos también será mejor, pues los pondremos más pegados al tronco, haciendo que la incidencia en los bíceps sea mayor. Por esto es importante tener presente que apoyando la espalda los resultados a la hora de desarrollar los bíceps serán mucho mayores.

Imagen | nickgraywfu

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios