Motivos por los que tenemos que trabajar las piernas

Sigue a

piernas1.jpg

Muchas veces hemos hablado sobre la importancia de trabajar todas las partes de nuestro cuerpo en el gimnasio. Este es un principio fundamental para tener un cuerpo armonioso y fuerte, y es que el trabajo en conjunto de todos los músculos nos traerá más beneficios de los que pensamos.
En esta búsqueda de la armonía corporal casi siempre solemos descuidar el entrenamiento del tren inferior. Las piernas suelen ser la parte más perjudicada de los entrenamientos, y es que muchos de nosotros dejamos de lado esta parte del cuerpo por considerar que no se desarrolla a la velocidad que otras, cuando es importante que la trabajemos por muchas razones.

Entrenar el tren inferior es la mejor forma de tonificar los músculos de las piernas. Conseguir unos cuádriceps, insquiotibiales, abductores, glúteos y gemelos en perfectas condiciones es cuestión de entrenamiento y paciencia. Mucha gente dice que su genética no le permite desarrollar unas buenas piernas, pero esto es hasta cierto punto verdad, y es que las piernas como todas las partes del cuerpo se desarrollan con el entrenamiento, aunque la genética determinará la forma. Si no las trabajamos, nunca aumentarán el volumen.

Unas piernas bien definidas y fuertes servirán para hacer que nuestro cuerpo sea más armonioso y bien proporcionado. Además, unos músculos desarrollados del tren inferior conseguirán aumentar la fuerza general de las piernas, y con ella el rendimiento en actividades como la carrera, caminar, andar en bici, subir escaleras… Además, las piernas son una parte fundamental en muchos ejercicios, pues es la principal forma de propulsión.

El entrenamiento del tren inferior del organismo ayuda a aumentar la producción de testosterona en el organismo que nos predispondrá a aguantar mejor el entrenamiento físico en el caso de los hombres, potenciando el crecimiento muscular. En el caso de las mujeres ayuda a mejorar el estado general de las caderas y los glúteos, pues mejora la circulación sanguínea evitando la formación de nódulos de grasa y retención de líquidos causantes de trastornos como la celulitis.

Tener unas piernas bien trabajadas aumentará la respuesta del organismo frente a una actividad, dotándonos de más fuerza y aguante, y es que unas piernas fuertes son la base de un cuerpo resistente al ejercicio, ya que son las piernas las que aguantan el empuje en la mayoría de ejercicios.

Para conseguir esto es importante que a partir de ahora introduzcamos en las rutinas de entrenamiento el ejercicio de piernas. Debemos saber que el entrenamiento de esta parte del cuerpo tiene que ser intensivo para maximizar los resultados, pues estamos hablando de músculos grandes dotados de fuerza, pues los utilizamos habitualmente. Por eso tenemos que ser concienzudos a la hora de entrenarlos.

Imagen | Flickr/ autor sunrise.seven

En Vitonica | GAP, gluteos, abdominales y piernas
En Vitonica | ¿Puede hacer sentadillas cualquier persona?
En Vitonica | Sencillos consejos para lucir unas piernas sanas y en forma

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario