Aceite de krill para mantenernos más jóvenes

Síguenos

krill.jpg

En infinidad de ocasiones hemos visto que las personas que realizamos deporte necesitamos un aporte extra de antioxidantes, ya que al mantener mayor oxigenación corremos el riesgo de oxidarnos. A pesar de todo, todos debemos cuidar nuestras células y evitar su envejecimiento prematuro. Por ello en este post queremos detenernos en una sustancia sumamente antioxidante, se trata del aceite de krill, un preparado que se obtiene de un crustáceo, concretamente del krill antártico.

Este aceite contiene los beneficios del mar y de sus productos. Concretamente tiene una buena mezcla de ácidos grasos esenciales que nos ayudarán a mantener una buena salud. Este aceite se obtiene del krill, un crustáceo que se encuentra en aguas frías en grandes bandos. Es una parte del plancton marino, y es la base de la cadena alimenticia en el medio líquido. Esto le dota de un valor biológico alto a la hora de conseguir beneficios para nuestro organismo. Existen más de ochenta especies de krill, pero la más utilizada para obtener el aceite es el del antártico por contener más propiedades que el resto.

Ácidos grasos esenciales

El aceite de krill es una sustancia muy apreciada por su alto contenido en ácidos grasos esenciales como el omega-3, el omega-6 y el omega-9. Si lo vemos desde este punto de vista creeremos que nos aporta los mismos beneficios que cualquier pescado azul, pero el krill tiene algunas peculiaridades, ya que el tipo de ácidos grasos que nos brinda contienen liposomas que lo hacen un tanto especial, ya que consiguen transportar directamente a las células los ácidos grasos que éstas utilizarán para su correcto funcionamiento.

Este hecho es importante tenerlo en cuenta, ya que la rápida asimilación de los ácidos grasos que nos brinda el aceite de krill hace que se aprovechen completamente todas las propiedades de los ácidos grasos, que tendrán la repercusión que andamos buscando en nuestro organismo. Esta es la principal diferencia con respecto al resto de ácidos grasos provenientes de pescados, por lo que consumiendo menos cantidad obtendremos muchos mejores resultados.

Antioxidantes

El aporte de antioxidantes es otro punto a tener en cuenta en el aceite de krill, y es que contiene cantidades de antioxidantes muy potentes que nos ayudarán a mantener unas células libres de los ataques de los radicales libres. Al contrario que el pescado convencional con el que debemos consumir antioxidantes, al oxidarse los ácidos grasos esenciales que nos aporta. Con el aceite de krill esta oxidación de los ácidos grasos esenciales no se producirá, consiguiendo un mejor funcionamiento celular.

Entre los antioxidantes que contiene vamos a destacar la vitamina A y la vitamina E que contiene en pequeñas cantidades. La astaxantina es el antioxidante por antonomasia que contiene el aceite de krill, y es que precisamente es por el que destaca. Este antioxidante está ligado al ácido omega-3 para intensificar su acción en el organismo, por lo que la combinación es perfecta, consiguiendo un refuerzo mayor a nivel corporal. Junto a este tipo de antioxidantes debemos destacar una variante que tiene la misma finalidad, se trata de la cantaxantina.

El aceite de krill lo podemos encontrar en concentrado preparado para el consumo humano que se presenta en cápsulas. Los herbolarios, las parafarmacias y los centros especializados en alimentación saludable son los lugares en los que podremos comprar esta sustancia que de tanta utilidad nos será.

Imagen | Kyle Strickland

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios