Compartir
Publicidad

Así es como el alcohol interfiere en la recuperación de un deportista

Así es como el alcohol interfiere en la recuperación de un deportista
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El alcohol es un tóxico para el organismo y, aunque sea en pequeñas cantidades, no es recomendable su consumo. Pero si te tomas en serio tus entrenamientos y quieres recuperar bien, con más razón debes de evitar tomar alcohol.

El alcohol interfiere en tu recuperación, sobre todo si es en grandes cantidades. Después de un entreno lo ideal es beber agua o zumos naturales. Veamos de qué manera afecta tomar alcohol en la recuperación de un deportista:

Efectos del alcohol en la recuperación del deportista

  • Interfiere en el relleno de tus depósitos de glucógeno: aunque la forma en que interfiere en la vía metabólica no está muy clara, lo que sí es claro es que al beber alcohol, se tiende a comer menos hidratos de carbono, el combustible principal cuando hacemos ejercicio.
  • El alcohol dificulta el proceso anabólico: después de entrenar tus fibras necesitan ser reparadas y aumentar en tamaño para soportar futuros entrenamientos. El alcohol, aunque se tomen suficientes proteínas, afecta a ese proceso anabólico. Por tanto, eso de ir al gimnasio y acto seguido salir por la noche e ingerir cantidades notables de alcohol, se cargará tu proceso de recuperación.
  • No se duerme igual de bien cuando bebemos alcohol: sobre todo si hemos bebido mucho. La calidad del sueño no es la misma cuando tenemos alcohol en el cuerpo. Esto repercute directamente en los procesos de recuperación después de un entrenamiento.

    El alcohol no aporta nada a la dieta de un deportista.

  • Estaremos parcialmente deshidratados: una correcta hidratación es fundamental para que podamos recuperarnos de forma óptima. El alcohol es diurético, hace que perdamos líquido, creando una situación de deshidratación. En estas condiciones los procesos de recuperación se hacen más largos.

  • Al día siguiente nuestras capacidades están mermadas: hasta que el organismo expulse este tóxico del cuerpo, nuestras capacidades físicas pueden verse afectadas: potencia, fuerza, coordinación, equilibrio...Por lo tanto, no seremos capaces de entrenar normalmente al día siguiente.

Estos efectos, evidentemente, son más acusados conforme aumenta la cantidad de alcohol que bebemos tras el entreno. No es lo mismo tomar una cerveza que 7-8 combinados. No obstante, si te tomas la recuperación en serio, debes de evitar cualquier consumo de alcohol.

Vía | My Sport Science

En Vitónica | No beber alcohol, la mejor dieta

Imagen | Martin Garrido

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos