Compartir
Publicidad

No beber alcohol, la mejor dieta

No beber alcohol, la mejor dieta
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La primavera es tiempo de dietas y de ejercicio para ponernos lo antes posible al día y acabar con el sobrepeso de cara al verano. Seguro que alguno de nosotros ha empezado una dieta de adelgazamiento y un nuevo programa de entrenamiento, pero muchas veces en lo que no reparamos es que con sencillos gestos a veces basta para tener el peso ideal. En este post nos vamos a detener en dejar el alcohol como la mejor dieta.

A pesar de toda la información que tenemos al respecto, muchas son las personas que siempre asocian alcohol a diversión o a momentos con amigos. A veces sin darnos cuenta el alcohol está casi presente a diario en nuestra vida, algo que puede pasar factura a nuestro cuerpo en lo que a sobrepeso se refiere.

Ante todo hay que destacar que el abuso de alcohol no es bueno por varias razones, pero nosotros en este post nos vamos a detener solamente en el aspecto nutricional. Si lo vemos desde este punto de vista nos daremos cuenta que es todo un impedimento a la hora de conseguir el peso perfecto, ya que puede alterar los procesos de quema de calorías y grasas del organismo.

Asimilación del alcohol por parte del organismo

barriga

El proceso de asimilación del alcohol en el organismo es la clave de todo, y es que si de forma normal los alimentos los asimilamos a través de los intestinos, es este caso es el hígado el que procesará el alcohol. Al no aportan nutrientes será es te órgano quien lo procesará y filtrará. En este proceso el hígado liberará acetato, una sustancia que nuestro cuerpo sí asimilará.

El acetato, sustituto de la grasa corporal

El proceso hasta aquí es sencillo, pero el problema reside en que el acetato que libera el hígado el organismo lo consumirá a la hora de obtener energía. Este consumo significa que no vamos a echar mano de las reservas de glucosa, y mucho menos de las grasas acumuladas para obtener energía. Esto se acabará traduciendo en que almacenaremos muchas más grasa en el organismo, ya que no vamos a quemar nada, pues con el acetato ya tenemos más que suficiente combustible.

Pero la cosa no se queda ahí, sino que al no utilizar las reservas de grasa y solamente utilizar el acetato, el organismo se acostumbrará a este proceso, haciendo que el proceso natural de quema de grasas para obtener energía por parte del organismo perderá acción y fuerza poco a poco, haciendo que las grasas perduren en el organismo y apenas podamos quemarlas como es debido.

Para evitar esto es necesario que desterremos de nuestra dieta el alcohol. Ni que decir tiene que todo en su justa medida es saludable, pero el exceso puede acarrear una serie de problemas que debemos evitar a toda costa. Por ello, si queremos perder peso de forma efectiva un consejo que os damos desde Vitónica es acabar con la ingesta de alcohol. Ya veremos cómo notaremos la diferencia.

Imagen | ThinkStock Imagen 2 | ThinkStock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio