¿Es realmente el IMC un dato fiable?

Sigue a

masa corporal

Para la gran mayoría de los que entrenamos nuestro cuerpo a diario el peso es uno de los puntos que tenemos en cuenta, ya que la gran mayoría de los que hacemos deporte buscamos conseguir una buena salud, a la vez que mantenemos nuestro cuerpo en unos varemos de peso adecuados. Uno de los indicadores que nos dice si estamos o no en el peso adecuado es el índice de masa corporal (IMC) . Este indicador es universal y en la actualidad se utiliza mucho, pero nosotros queremos detenernos un poco más en él.

El IMC es un indicador que se utiliza a la hora de determinar si estamos o no en nuestro peso correcto y si debemos o no mantener un estilo u otro de vida para ajustarnos a este peso y a sus características. A la hora de medir este indicador tendremos en cuenta la estatura y el peso. Concretamente el IMC es el resultado de dividir el peso por la estatura al cuadrado. Pero no siempre este indicador es fiable al cien por cien.

Cuando calculamos el IMC solamente tenemos en mente el peso y la altura como hemos comentado anteriormente, pero no todo el peso es igual, ya que dependerá mucho de la constitución de cada persona y de la composición de su cuerpo. Es importante saber y tener muy presente que no pesa lo mismo la grasa que las fibras musculares, por lo que no todos los pesos a tener en cuenta a la hora de calcular el IMC son iguales.

Exceso de materia grasa

Vamos a detenernos en las diferencias en el peso de las personas dependiendo de la complexión física de cada persona. En primer lugar tendremos en cuenta a las personas que tienen más cantidad de grasa en su organismo. Estas personas tienen un mayor volumen corporal, ya que la materia grasa pesa menos. El exceso de grasa no es nada bueno para el organismo, ya que representa un peligro para la salud del aparato circulatorio, pudiendo ser el detonante de enfermedades cardiacas de importancia.

El IMC de este tipo de personas puede ser el adecuado, a pesar de tener un exceso de grasa. A esto hay que sumar que suelen ser personas que no practican deporte y no presentan un cuerpo atlético . Por este motivo a la hora de medir su IMC es necesario tener presente la constitución corporal de estos individuos, ya que es quizá más importante que simplemente hacer caso a un dato que generaliza y no personaliza en absoluto.

Masa muscular

Por otro lado tenemos las personas que tienen una mayor concentración de masa muscular en su cuerpo. El volumen de grasa es menor. Hay que tener presente que este tipo de personas suelen presentar una complexión atlética debido a que en su mayoría realizan deporte de manera habitual, manteniendo una salud de acero. Simplemente hay que tener presente que el ejercicio es el culpable de que los músculos crezcan y por lo tanto la masa de estos sea mayor.

En estos casos hay que tener en cuenta que las fibras musculares, al estar más concentradas que la grasa, pesan mucho más, por lo que es normal que el volumen corporal no sea elevado y sí el peso al tener los músculos desarrollados. Esto hará que a la hora de calcular el IMC el dato resultante sea en muchos casos elevado. Esto no significa que esta persona tenga sobrepeso ni que este represente un riesgo para su salud, sino que simplemente se trata de un dato fruto de una operación matemática.

Por este motivo es importante que no demos tanta importancia al IMC, ya que existen otras variables a tener en cuenta. Este dato no representa algo fiable al cien por cien, sino que simplemente es un indicador que en una complexión normal puede ser efectivo, pero por norma general no sirve como único indicador, sino que hay que fijarse en otras variables propias de cada persona y de su estilo de vida.

Imagen | FBellon

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios