Compartir
Publicidad
Publicidad

No es lo mismo pan integral que rico en fibra. Diferencias

No es lo mismo pan integral que rico en fibra. Diferencias
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cada vez la industria alimentaria lanza más productos al mercado para que podemos elegir lo que nos viene mejor a la hora de nutrir nuestro cuerpo. El pan es uno de los alimentos con los que más se está experimentando en los últimos tiempos, y es que muchas son las propiedades y nutrientes que se le añaden, ya que la tendencia es a hacerlo más sano y digerible para el organismo. Este hecho es el que ha propiciado el apogeo de los panes integrales. Es aquí cuando nos surge la duda de si es lo mismo integral que rico en fibra.

Todos sabemos el efecto que la fibra tiene en el organismo y lo importante que es ingerir alimentos ricos en fibra. Por este motivo se están usando cada vez más cereales enteros en la elaboración del pan, en lugar de las conocidas harinas refinadas. Pero en muchos casos se confunden los términos, y por ello queremos diferenciar entre pan integral o rico en fibra.

Antes de nada vamos a definir lo que sería una harina totalmente integral y como se obtendría. Por lo general cuando se elabora la harina tradicional al grano se le elimina la corteza, por lo que solamente se aprovecha el corazón del mismo obteniendo así una harina blanca y refinada. No se usa en ningún caso el grano entero. En cambio, con la harina integral se usa el grano en su totalidad, lo que hace que el producto resultante sea más marrón y compacto.

La harina integral contiene muchos más nutrientes que la refinada, además de tener menos grasas y ser un hidrato de carbono complejo que nos ayuda a dosificar mejor la energía para estar todo el día activos. Pero, además de contener muchos más beneficios para nuestro organismo, la harina integral cien por cien es mucho más gruesa y basta que la refinada. Su sabor no es igual, ni su textura es tan fina, por ello que a la hora de elaborar el pan se lleven a cabo diferentes variaciones de este producto base.

En la elaboración del pan es donde reside la diferencia entre los productos integrales y los ricos en fibra. Los integrales son los que están realizados completamente con harina integral cien por cien. Su aspecto es oscuro, con la corteza dura y la miga compacta y con un sabor fuerte rozando la acidez. Este tipo de pan es ideal para el organismo, ya que nos aporta infinidad de beneficios para la salud, pues nos ayuda a mantener la línea, depurar el organismo, contribuir a tener un corazón en perfectas condiciones…

Pero debido a que el sabor fuerte del pan integral no es agradable para muchas personas, surgen los productos ricos en fibra, que no son integrales, ya que incorporan más del cincuenta por ciento de harina integral mezclada con harina refinada. Es cierto que nos aportan altas dosis de fibra y beneficios propios del pan integral, pero su efecto no es el mismo en ningún caso. Eso sí, el sabor es más agradable y por ello suelen tener más adeptos.

Es importante que a la hora de elegir el tipo de pan que queremos consumir tengamos bien claro que el integral no es lo mismo que el rico en fibra. En nuestra mano está escoger una u otra opción dependiendo de nuestros gustos y los objetivos que queramos conseguir.

Vía | Consumer
Imagen | HybridSys

En Vitonica | El pan integral engorda menos. Desmintiendo un mito
En Vitonica | Diferencias entre el pan blanco y el integral: vitaminas, minerales y fibra
En Vitonica | Los beneficios de fabricar nuestro propio pan

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos