Compartir
Publicidad
El aceite de coco no es “puro veneno”, pero el aceite de oliva es mucho más saludable y barato
Alimentos

El aceite de coco no es “puro veneno”, pero el aceite de oliva es mucho más saludable y barato

Publicidad
Publicidad

Aunque en España sigue siendo una opción minoritaria frente al aceite de oliva, es muy fácil encontrar en la red páginas que anuncian los beneficios del aceite de coco sobre la salud cardiovascular asegurando que mejora la quema de grasas y el funcionamiento del cerebro.

Pero el tema es algo polémico porque parece haber una diferencia entre la opinión que tiene el público sobre las propiedades del aceite de coco y la que expresan los nutricionistas.

Esta semana se ha popularizado un vídeo de la epidemióloga alemana Karin Michels, de la escuela de salud pública de Harvard en la que habla del aceite de coco refiriéndose a él como "puro veneno" y "una de las peores cosas que puedes comer".

Muy rico en grasas saturadas

¿Tiene razón? La ciencia no es tan extrema, pero sí que apunta a que el aceite de coco puede tener un efecto más perjudicial que positivo sobre la salud cardiovascular, y que siempre será más sano utilizar en la cocina el aceite de oliva. En cualquier caso, de consumirlo es mejor hacerlo con moderación.

El motivo es el tipo de grasas que contiene. El aceite de coco es muy rico en grasas saturadas: en torno al 85% lo son, más que la mantequilla (el 64%) y muchos más que el aceite de oliva (14,3%). Puedes ver una comparativa de las propiedades de los aceites vegetales aquí.

Eso quiere decir que solo una cucharada de este aceite roza el límite de 13 gramos diarios que fija la Sociedad Americana del Corazón. La OMS fija esa recomendación en un 10% de las calorías diarias, y especifica que las grasas insaturadas son preferibles a las saturadas (en el aceite de oliva, el 73% son ácidos grasos monoinsaturados, y el porcentaje sube hasta el 91% en el AOVE, mientras que en el aceite de coco son solo el 5,8%).

El consumo excesivo de grasas saturadas está relacionado con mayores niveles de liproteínas de baja intensidad (o colesterol malo) lo que a su vez se relaciona con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Algunos beneficios del aceite de coco

Eso no quiere decir que el aceite de coco no tenga también algunos beneficios probados para la salud. Por ejemplo: algunos estudios han relacionado el principal tipo de ácido graso presente en el aceite de coco, el ácido láurico, con una subida en los niveles de lipoproteínas de alta intensidad (o colesterol bueno) que ha demostrado tener un efecto protector de la salud cardiovascular.

Estudios más pequeños han demostrado otros posibles efectos positivos del aceite de coco. Por ejemplo, triglicéridos de cadena media que contiene el ácido láurico podrían ayudar en la pérdida de peso gracias a que favorecen la quema de calorías (aunque de forma limitada, un 5% más, según este estudio), y ayudan a reducir la sensación de hambre (así lo mostraron este estudio y este otro, si bien sus conclusiones deben ser tomadas con cautela porque las muestras son pequeñas.

No es veneno, pero no es mejor (y cuesta más)

Observando las evidencias parece una exageración decir que el aceite de coco es "puro veneno" y "lo peor que te puedes comer", ya que las grasas saturadas en las que es rico forman parte de una dieta saludable según las recomendaciones de las autoridades sanitarias, además de tener otros posibles beneficios.

aceite-de-oliva

Pero siempre con moderación y teniendo en cuenta que dentro de los aceites vegetales, hay otros más recomendables. En España, en concreto, el de oliva, que además de más saludable, es bastante más barato: 5,65 euros por 225 gramos de aceite de coco virgen extra frente a 1,99 euros por 250 ml de aceite de oliva virgen extra.

Imágenes | Pixabay
En Vitónica | Algunos motivos por los que el aceite de coco está tan de moda

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio